lunes, 29 de febrero de 2016

Caza conservacionista. El modelo de América del Norte.



Nota del traductor: Me veo nuevamente en la tarea de traducir un texto para ofrecer así de una manera más moderada los argumentos que sostengo en el actual debate sobre la caza conservacionista en nuestro medio. Insisto en esta lectura, dada la necesidad de conocer cuales son los modelos de manejo de espacios silvestres más exitosos del mundo. Las crecientes cifras de cazadores y pescadores satisfechos, señalan al modelo conservacionista de América del Norte como la referencia a seguir. 

Arturo Avellaneda


TÍTULO ORIGINAL

¿Será hora de repensar el modelo de conservación de la fauna de América del Norte?

Por Steve Wagner
Para Outdoorlive.com
     
Los principios consagrados por el modelo de conservación de la fauna de América del Norte lograron nuestras especies de caza y establecieron los criterios de persecución justa y la propiedad pública de la vida silvestre. Pero el mundo ha cambiado a lo largo del siglo pasado. ¿Habrá que evaluar nuevamente la reglamentación de la caza?

Durante la pasada crisis del León Cecil del año pasado las voces de la moderación han sido tapadas por el alboroto. 

Una de esas voces pertenecían al Dr. Rosie Cooney. El zoólogo australiano preside el uso sostenible y el sustento de grupos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, un organismo mundial que se esfuerza por equilibrar la vida silvestre y las necesidades humanas en todo el mundo. En agosto, ya que el primer mundo rabió por la muerte de éste león en Zimbabwe, Cooney intentaba razonar de la siguiente forma: Sí, la caza de trofeo tiene sus aristas, pero sin ella no habría manera de sostener el número de leones que posee la sabana de África.

Pero el pragmatismo rara vez se hace viral, la lógica de Cooney fue ahogada por la histeria de los antagonistas de la caza que apoyan el bienestar animal. Nadie parecía entender completamente lo que Cooney explicaba como los "modelos de conservación."

La mayoría de los cazadores han escuchado el término "Modelo de América del Norte de la conservación de la fauna". Sin embargo, sus detalles no se conocen comúnmente. Incluso muchos líderes de la conservación ejercen el término de forma incorrecta, como si el modelo fuera un documento sagrado que gobierna y garantiza el futuro de la caza.

El modelo no es la Declaración de Derechos. Se trata simplemente de un conjunto de principios abstractos que comenzó a desarrollarse hace más de un siglo, en última instancia, permitiendo la restauración de las especies explotadas hasta el borde de la extinción.

Venados de Cola Blanca, ciervos, alces, patos, antílopes, pavos y otros se habían estipulado dentro de la Ley de Especies como en peligro de extinción en aquel entonces. Sin embargo, cada una de ellas se escapó de la nómina gracias a siete principios que funcionaban como engranajes de una máquina alimentada principalmente por el dinero y la pasión de los cazadores por conservarlos.

En esencia, los cazadores norteamericanos del siglo 20 ayudaron a resolver algunos de los problemas de la vida silvestre, más conflictivos. 

Y así lo hicimos siguiendo los preceptos del modelo norteamericano...

PRINCIPIO 1

LA FAUNA ES DEL PUEBLO

Este es el pilar que soporta el peso del modelo norteamericano, un concepto que se remonta a los orígenes de la civilización occidental. Los antiguos romanos eran grandes especialistas en la asignación en propiedad de todas las cosas, ya sea a los dioses, los individuos, o del público. Más tarde, los códigos legales ingleses declararon a la vida silvestre de propiedad comunal, con el rey que actuando como fiduciario. En las colonias americanas más tarde durante la independencia de EE.UU. se anula la supervisión de la pesca y de la caza por parte del rey Jorge III en el nuevo país.

Importancia histórica

La fauna silvestre como un recurso de propiedad pública apareció por primera vez en el derecho estadounidense en 1842, cuando la Corte Suprema de EE.UU. dictaminó que un ciudadano no podía excluir a otros de la recolección de ostras en un piso de barro en particular en la costa de New Jersey. Una doctrina de la confianza pública nació. Otros tribunales, posteriormente han confirmado y perfeccionado la premisa de que los peces y la fauna son de todos.


PRINCIPIO 2

LA CAZA COMO OPORTUNIDAD IGUAL PARA TODOS

En algunas culturas, la caza está reservado para la realeza. Pero todos los ciudadanos estadounidenses en buen estado, sin importar su estatus económico o social, tiene la libertad para cazar, pescar, y recolectar. La caza es un privilegio permitido por la Segunda Enmienda de la Constitución de los EE.UU.

Importancia histórica

Desde un punto de vista de la conservación, el éxito se basa en la capacidad de recolectar fondos. Desde finales de 1800, Theodore Roosevelt, rifle de caza en la mano, llevó a Estados Unidos a su primer movimiento de conservacionista. Su amplio interés por la caza inspiró la importancia en la administración estatal de la vida silvestre y se introducen las licencias de caza. Entonces, increíblemente, en 1937, en medio de la Gran Depresión, la Ley de Pittman-Robertson estableció un impuesto sobre la conservación de las armas de fuego. Juntos, estos mecanismos de recaudación generaron miles de millones para la vida silvestre.


PRINCIPIO 3
GESTIÓN CIENTÍFICA

Aldo Leopold, el padre de la administración moderna de la fauna, comenzó su elocuente cruzada por un sistema basado en la ciencia de la conservación en la década de 1930. Su visión ayudó a marcar el comienzo de una nueva era de biólogos capacitados para tomar decisiones y elaborar políticas basadas en la investigación y los datos, y no en conjeturas o emoción.

Importancia histórica

Después de décadas de caza desregulada, muchas especies hacia finales del siglo XIX tocaban fondo. Pero con su dedicación profesional como biólogo a la vida silvestre pronto estableció como verdades perdurables los conceptos de capacidad de carga y de excedentes poblacionales, lo que faculta la oportunidad de caza y contribuye a la restauración del paisaje y la recuperación de las especies nativas de caza. Con el tiempo, el asombroso retorno de las especies emblemáticas, se convertiría en uno de los más impresionantes logros en la conservación de la fauna de la historia humana.


PRINCIPIO 4

SÓLO PARA USO LEGÍTIMO

La abundancia de vida silvestre en los Estados Unidos alguna vez no parecía tener fin. Disparos a los búfalos desde el furgón de cola de los trenes, era la diversión de un viajero aburrido. Así fue como decayeron los planteles de esta especie y fue entonces que un contemporáneo de Roosevelt, George Bird Grinnell, acuñó el término "uso racional" para describir la ideología en ciernes de los excedentes aprovechables.

Importancia histórica

El uso racional significaba matar animales sólo para la comida, piel, defensa personal, o protección del patrimonio. Sin disparos en vano, las leyes comenzaron a definir los porqués y los cómo de las reglas de la caza conservacionista. Y que dieron lugar al concepto subyacente de los códigos de ética de caza no escritos, particularmente aplicables en los métodos de captura y de justificación del sacrificio animal ausentes históricamente en el tratamiento de la fauna salvaje. El debate se concentraba en lo que ahora conocemos como las reglas de la sostenibilidad de la caza. 


PRINCIPIO 5

PROHIBICIÓN DE COMERCIAR CON LA CARNE DE CAZA

La idea aquí es que si el valor comercial se retira de la vida silvestre, no va a ser explotado con fines de lucro.

Importancia histórica

La caza no regulada y supeditada a la demanda de los mercados comerciales, contribuyó a la extinción de la paloma migratoria y la casi extinción de muchas otras especies. En 1900, el senador John F. Lacey impulsa una Ley en el Congreso que prohibió el tráfico de carne de caza silvestre, poniendo fin a la masacre y permitiendo a la fauna la oportunidad de recuperarse.


PRINCIPIO 6
GESTIÓN PARTICIPATIVA Y DEMOCRÁTICA

Los procesos democráticos y audiencias públicas están destinados a mantener la vida silvestre al servicio del pueblo y a asegurar su empleo como bienes comunes. Todo el mundo tiene la oportunidad de influir en su conservación.
Importancia histórica
Los cazadores y no cazadores por igual empujados por las leyes de referencia como la Ley de 1940 Calvo y Protección del águila real, la Ley de zonas silvestres, y la Ley de Especies en Peligro.

PRINCIPIO 7
GESTIÓN INTERNACIONAL 

Numerosas especies de aves acuáticas migran a través de nuestras fronteras entre estados, provincias y países, por lo que estas poblaciones de aves requieren de una decisión conjunta de protección. Los EE.UU., Canadá, México, Rusia y Japón; coordinan las estrategias de conservación y gestión de este tipo de recursos.
Importancia histórica
El Tratado de Aves Migratorias de 1918 hizo ilegal matar patos y gansos, excepto según lo permitido por la caza regulada. El Plan de Manejo de Aves Acuáticas de América del Norte, redactado entre los EE.UU. y Canadá, se amplió para incluir a México en 1994. Estas medidas de protección, también alentadas por buenas condiciones climáticas lograron aumentos records en las bandadas de estas poblaciones en 2015.

2 comentarios:

MONO 2016 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MONO 2016 dijo...

Que verguenza, Que Barbaridad, Que depravados.
1 la fauna no es del pueblo, ni de nadie, el ser humano por ser mas conciente que otras especies, deberia conservar toda la flora y la fauna.
La educacion debe ser a base del respeto, proteccion, participacion de todos, asi como tienen religiones que les son fieles a lo que no ven, o son fanaticos de algun partido politico, o de algun cantante, deben tener mayor pasion para lo moral, de algo con mucha vida, que les dara vida a todos.
Caza de aves la venganza, las aves cumplen una mision fundamental, que atravez de lo que va defecando va dejando semillas, por todo el camino de las cuales algunas germinaran, tambien comen insectos, y larvas como las de los mosquitos, con eso dije todo, ustedes ya deben saber.