jueves, 3 de noviembre de 2011

Niño nacido en Paraguay sufre severas malformaciones por causa de fumigaciones


Plantación de soja se encuentra a 500 metros de la comunidad de Naranjito, Departamento de San Pedro.


El Dr Joel Filártiga acudió el pasado fin de semana a la colonia Naranjito en la ciudad de General Resquín, Departamento de San Pedro, por una consulta particular. Una vez en el sitio los pobladores denunciaron el caso de un recién nacido que presentaba varias malformaciones en sus extremidades. El niño cuenta con un mes de vida y es hijo de una pareja de nativos.  Según Filártiga existen varias denuncias sobre casos similares, que no tuvieron respuesta de las autoridades municipales ni sanitarias. 

El médico tuvo la oportunidad de revisar al niño, constatando la falta de varios miembros en los brazos y las piernas, y se ofreció para trasladarlo a la capital para su correspondiente tratamiento. La mayoría de los pobladores de Naranjito se encuentra con problemas respiratorios, debido a la fumigación que se realiza en los campos de soja, que están a solo 500 metros de la comunidad, contradiciendo varias disposiciones legales.

El mismo Dr Filártiga comentó que durante la noche las personas que lo recibieron en Naranjito tenían dificultades de sueño, a causa de la tos constante.

Según informes agronómicos de instituciones públicas y privadas, el promedio de uso de agrotóxico líquido por cada  hectárea de cultivo de soja es de siete (7) litros, habida cuenta que solo con esta cantidad de litros surte efecto la sustancia química llamada glifosato que contiene el herbicida Round Up, marca de la trasnacional Monsanto, que se aplica a las soja transgénica.

Teniendo en cuenta que el 95% de las semillas de soja cultivas en el país son transgénicas, los cálculos arrojan que 21 millones de litros de agrotóxicos se usaron en el 2010.

Investigaciones realizadas por el científico Andrés Carrasco, jefe del Laboratorio de Embriología Molecular de la Universidad de Buenos Aires e investigador del Conicet, los "Herbicidas basados en glifosato producen efectos teratogénicos en vertebrados interfiriendo en el metabolismo del ácido retinoico". En este sentido sostuvo que los resultados obtenidos con anfibios son extrapolables a los humanos porque todos los vertebrados desarrollan un proceso embrionario común que empieza a diferenciarse recién cuando el embrión se encuentra en una etapa avanzada de formación. Esta investigación arroja que el glifosato afecta la formación del embrión humano ocasionando deformaciones.

Las deformaciones precisamente se registran en la etapa inicial del desarrollo del embrión, que presenta fases similares en todos los vertebrados. Las muestras expuestas a las concentraciones de glifosato sufrieron distintos tipos de malformaciones como "microftalmia (ojos más pequeños de lo normal), microcefalia (cabezas pequeñas y deformadas), ciclopía (un solo ojo en el medio), malformaciones craneofaciales (deformación de cartílagos faciales y craneales), acortamiento del tronco embrionario, deformaciones del aparato digestivo, respiratorio y de los tejidos que forman el corazón".

Fuente: 
POR E'A  NOVIEMBRE 2, 2011