martes, 5 de enero de 2016

Naciones Originarias del Mundo unidas frente a la COP21 de París.



“La entrega de este remo con las firmas de todos los pueblos indígenas y comunidades locales del mundo es una manera de decir que estamos aquí todos juntos en la misma canoa, nuestras voces deben ser incluidas en los acuerdos climáticos de la COP21.”

Esta es la declaración que los pueblos indígenas y comunidades locales de Mesoamérica, la Amazonía, la cuenca del Congo y el Sudeste asiático, le entregarán en pocos momentos a Christiana Figueres en la COP21:



  • La titulación de todos los territorios indígenas actualmente no reconocidos: El reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas y de las comunidades forestales sobre la tenencia de tierras es ampliamente entendido como una estrategia viable para mitigar el cambio climático. Sin embargo, los avances en el reconocimiento de estos derechos a nivel global ha disminuido recientemente, por lo que es urgente que se redoblen los esfuerzos para la titulación los territorios no reconocidos.


  • Poner fin a la persecución de dirigentes indígenas: Los líderes indígenas han sido criminalizados por defender sus derechos humanos básicos a sus territorios y esta práctica debe terminar. Estos derechos son fundamentales para la capacidad de los pueblos indígenas de proteger sus bosques contra todo tipo de amenazas.


  • El reconocimiento de las contribuciones de los pueblos indígenas en la mitigación del cambio climático y en la adaptación al nuevo escenario en las Contribuciones Previstas y Determinadas a Nivel Nacional (INDC, por sus siglas en inglés): El conocimiento y las tradiciones indígenas son esenciales para la mitigación del cambio climático, especialmente en el caso del sector forestal. Los gobiernos deben reconocer el papel de los pueblos indígenas como parte de sus INDC y garantizar un apoyo adecuado tanto económica como políticamente.


  • Implementar el uso del Consentimiento Libre, Previo e Informado (CLPI): Este principio es fundamental para alcanzar los marcos operativos viables de gobernanza apoyados por consenso mutuo entre los actores locales y externos. Además, esto es clave para garantizar que las considerables inversiones en iniciativas de cambio climático no se pierdan en razón de la denegación del consentimiento por parte de los pueblos indígenas.


  • El acceso directo a la financiación climática por parte de organizaciones de pueblos indígenas: A pesar de los importantes esfuerzos de los pueblos indígenas para defender y preservar sus territorios, ellas aún no han recibido un reconocimiento adecuado de los mecanismos de financiamiento climático. La gran mayoría del apoyo actual se canaliza a los gobiernos y a las organizaciones no gubernamentales, cuyos gastos administrativos y otros costos que no están directamente relacionados con la conservación de los bosques limitan los recursos disponibles. Por lo tanto, una financiación más equilibrada y directa hacia los pueblos indígenas es necesaria para proteger los bosques que son fundamentales para la estabilización del clima a largo plazo.