jueves, 17 de diciembre de 2015

Tom Goldtooth - La voz de los Pueblos Originarios en la COP21 - PARIS



Tom Goldtooth ganó recientemente el Premio Gandhi de la Paz. En un comunicado de prensa emitido como Director del diario  Indigenous Environmental Network. ienearth.org

Declaró: "Estamos aquí en París para decirle al mundo que no sólo el Acuerdo de París que se adelantó, no aborda el cambio climático, sino que hará que sea peor porque promoverá soluciones falsas que mantienen la extracción y empleo de combustibles fósiles"

Dijo: "La COP21 de París no se trata de llegar a un acuerdo jurídicamente vinculante sobre la reducción de gases de efecto invernadero. De hecho, el Acuerdo de París puede llegar a ser un crimen contra la humanidad y la Madre Tierra."

Emy Goodman para Democracy Now

A su vez, entrevistado por Sarah van Gelder para Truthoutacerca de su criterio sobre: 

¿Qué sería lo importante a tratar frente a la COP21?

Afirmó: "El espíritu de la vida misma, porque uno de los principales temas de mitigación para el cambio climático que se decidió en París va a ser la privatización de la naturaleza. El mecanismo para que la captura y el comercio de compensación de carbono, y lo que yo llamo regímenes. Tiene una gran cantidad de implicaciones no sólo para el medio ambiente y la economía y el sustento de una gran cantidad de personas en todo el mundo - especialmente los campesinos, pequeños agricultores, pueblos indígenas -, pero también representa otro nivel de lo que llamamos la mercantilización de lo sagrado.

Y es por eso que hemos estado tratando de mirar esas diferentes áreas del mundo, donde podríamos tener presencia nativa, para vincular esta discusión no sólo a las consecuencias del cambio climático, sino también a las raíces de este problema. Y tener en cuenta todos los síntomas, así como las causas profundas que sentimos. En este punto en el capitalismo el tiempo juega un papel fuerte.

También vamos a abordar el tema de la militarización. Ellos ni siquiera tienen un mecanismo de evaluación de la huella de carbono de la militarización en todo el mundo. No sólo es una cuestión indígena; sino que lo es especialmente en aquellos lugares del mundo donde habitan comunidades indígenas. Allí donde se extraen los recursos minerales, o se encuentran en explotación sus recursos naturales. Esto afecta a muchas personas que viven en esas zonas, como en el norte África, por ejemplo, donde la extracción de uranio se va a alimentar a los países industrializados como Francia, por ejemplo.

Tenemos que mirar también esas cuestiones que no son desarrollos de energías de combustibles fósiles, como las mega-represas. Al igual que la represa de Belo Monte en Brasil, que supone la eliminación de los pueblos indígenas. Pero también obras de infraestructura como carreteras y proyectos de energía centralizados a gran escala, o las plantaciones de árboles para alimentar biocombustibles o agrocombustibles y toda la cuestión del dominio de formas industriales basadas en la exportación de la producción de alimentos. La soberanía alimentaria ha sido un componente principal de nuestras intervenciones.

Tejida en estos temas y estos sistemas de mercado es que lo hará, y que se traduce en cierta apropiación de tierras y la reubicación de las personas de estas zonas forestales. En Ecuador tienen Socio Bosque. Tienen estos sistemas de parques donde los indígenas no pueden ir a recoger leña. Tienen estos guardaparques ahora para proteger los bosques que han sido comprados por los petroleros y por las industrias contaminantes del Norte, para el uso de esos bosques como esponjas de carbono. ¿Cómo lo hacen? Obtienen créditos de carbono y privatizan nuestras tierras. Hicieron con esto un régimen de comercio. Y como por sobre el comercio nada hay en este mundo, cada habitante debe reafirmar su derecho al suelo (como si nunca hubiera pertenecido a ninguna parte).

Así que es una privatización. El ambiente se convierte en un derecho de propiedad. El gas metano se convierte en un derecho de propiedad. Y al final del día va a ser en realidad un mecanismo para reducir las emisiones... 


Así que el cambio de sistemas es un gran conjunto de cosas. Y sí requiere que nosotros realmente evaluemos con independencia los acuerdos de comercio e inversión impulsados por las corporaciones y cómo eso está vinculado a los beneficios de los regímenes de comercio y los regímenes de inversión, y los árboles y la naturaleza misma. Estas son cosas que por lo general el público no ve, y es por eso que estamos convocando a conocer".

Sarah van Gelder: ¿Ve usted alguna posibilidad de una salida a esta crisis?

Tom Goldtooth: "Me gusta seguir siendo positivo en el trabajo que estamos haciendo. No veo los resultados del Acuerdo de París como una directiva de como tenemos que hacer frente a la crisis climática en que estamos. Creo que hay demasiadas variables y factores que intervienen en la política, especialmente la política alrededor de la energía y la economía.

No he podido lograr trasmitir la idea de que el mundo debería destetarse a sí mismo de la dependencia que tiene la economía de los combustible fósil. Creo que los gobiernos que dependen de una economía basada en combustibles fósiles, al igual que las empresas que dependen del petróleo, están muy comprometidos con la quema hasta la última gota de combustible que haya en el mundo. Y es por eso que aparecen lo que hemos llamado "falsas soluciones" que simplemente buscan comprar tiempo por medio de la explotación de petróleo no convencional.

Estamos en un período en que por citar un ejemplo, nuestro propio gobierno aquí en los Estados Unidos está promoviendo la exploración y producción de petróleo de esquisto, que consiste en la fracturación hidráulica, quiere ir mar adentro en Alaska, en el Mar de Chukchi y el mar de Beaufort allá arriba, a pesar de que hay tantos riesgos ecológicos involucrados.

Una vez más, es la misma vieja, la misma vieja relación con un sistema económico que no está en equilibrio, que se alimenta de la vida misma. Por lo tanto, se remite a esa preocupación de forma recurrente.

Estábamos muy inspirados por las declaraciones que Francisco I° hizo, que une la preocupación de la naturaleza con la creación y el papel de la humanidad para educarse sobre los desequilibrios que están ahí, la responsabilidad dentro de sus articulaciones como los cristianos, en la realización de sus responsabilidades dentro de la creación, y su deber hacia la naturaleza y el creador como parte de su fe". 


Sarah van Gelder: ¿Sería esa una razón para renovar nuestras esperanzas?


Tom Goldtooth: "Que se remonta a lo que estaba pensando. No veo el Acuerdo de París como lo que necesita este mundo, pero yo veo que hay una nueva energía mundial de movilización en todo el mundo. Y eso ha sido una de las estrategias del ienearth.org.

Nos damos cuenta de que en este país no tenemos el poder político. Así que siempre hemos mirado a la construcción de alianzas, coaliciones, o formar parte de coaliciones. Necesitamos movilizar en torno a una gran cantidad de los temas que el Papa ha instalado y que se vinculan a la cuestión de la justicia social y cambio climático. Quiero decir que es un tema nuestro y de nuestra estrategia de alianzas y que siempre ronadan en torno a los movimientos y organizaciones de justicia ambiental, quienes  han sido firmes defensores de los conceptos y las voces que las comunidades de primera línea defienden.

Así que ahí es donde creo que hay esperanza, en la intensificación de esta movilización de los espíritus de la gente. Y eso va a continuar creciendo. Prevemos más acciones, especialmente de la generación más joven, porque los jóvenes están empezando a entender que cualquier decisión que puedan salir de estas negociaciones sobre el clima de las Naciones Unidas tienen un impacto directo sobre su futuro."

Sarah van Gelder: ¿Que sería lo mejor que pudiera resolverse en París?

Tom Goldtooth: "Bueno, la única cosa que es muy, muy importante es la necesidad de reducir la cantidad de combustibles fósiles que se queman. Las reuniones indígenas que hemos sido parte de los últimos 10 años todos han articulado la importancia de mantener el petróleo bajo tierra.

Como los pueblos originarios, indígenas de América del Norte, el cambio de sistema que realmente requiere, sobre todo viniendo de París, es el pleno reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas, especialmente mediante la declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas como instrumento.

Parte del cambio de sistemas es el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas, así como los derechos humanos de otras poblaciones. Eso va a ser una de las cuestiones que vamos a presionar para: un enfoque basado en los derechos de nuestros pueblos.

Pero me gusta siempre decir que es más profundo que eso. Requiere mirar las causas fundamentales del cambio climático. Y eso nos lleva de nuevo para el cambio de sistemas, para concretar la transición de un sistema económico, hacia otro que respete los sistemas naturales de la Madre Tierra.

Tenemos una economía global, y Estados Unidos tiene sus raíces en esto. Los EE.UU. ha estado impulsando la globalización económica. Tenemos un sistema que reconoce derechos sociales como el más sagrado de los derechos de propiedad y, por supuesto, a continuación, subordina los derechos indígenas. Se subordina los derechos humanos a los derechos corporativos. En mi opinión, se trata de un sistema en el que la naturaleza no es reconocida como fuente de derechos comunes a todos.

Ha sido muy frustrante que las empresas tienen más derechos y más capacidad jurídica que las naciones tribales, o las naciones soberanas. Parece que una y otra vez, tenemos que luchar por nuestros derechos... Desde el primer día, nos encontramos con que muchos de nuestros mayores siempre han estado hablando de esto, no sólo para nuestro bienestar, sino también para la Madre Tierra. Están hablando de las plantas. Están hablando en nombre de los animales, los peces, las aves. Es más, están hablando por el agua y el aire. 
Así que siempre hemos reconocido las leyes naturales de la Madre Tierra. No hay separación con los pueblos indígenas de nuestros derechos como seres humanos de los pueblos indígenas y los derechos de la Madre Tierra".


Sarah van Gelder: Ha estado divulgando muchos de estos criterios por un número de años. ¿Está comenzando a sentir que la gente estría adoptándolos y aplicándolos como propios?


Tom Goldtooth: 
Ha sido un proceso lento. Me parece que en nuestra campaña para despertar al mundo, tenemos la oportunidad de hablar con la gente de la tierra, de la calle, de los barrios, de los pueblos, y así tratar de llegar a sus corazones.