martes, 7 de abril de 2015

Segundo manifiesto contra los agrotoxicos


Foto: Pablo Piovano. Fracrán, San Vicente, Misiones

ABRIL DE 2015

Segundo manifiesto contra los agrotoxicos:


Durante los 700 km recorridos desde la Ciudad de Buenos Aires hasta llegar a la localidad de Malvinas Argentina, Córdoba fuimos siendo testigos de la muerte lenta de vastos sectores de nuestro territorio. Los campos en su enorme extensión, ya de un color uniforme, están en silencio, no mas aves buscando comida en los sembrados, desaparecieron las mariposas y los insectos que otrora pululaban por los mismos, a la noche no mas croar de ranas y sapos saltando. Definitivamente la guerra ha comenzado. 

Parte sobre el exterminio:

En noviembre del año pasado realizamos una jornada sobre las escuelas rurales fumigadas. La razón de tal evento fue que permanentemente los aviones y mosquitos con los químicos mutagénicos y teratogénicos de la agricultura, pasaban soltando sus macabras cargas sobre los campos vecinos y por ende sobre las escuelas mismas. Los chicos llegaban a las mismas con sus ropas y pieles humedecidas con estos venenos. Estos venenos, producen cáncer, malformaciones genéticas, abortos espontáneos, esterilidad en los hombres, enfermedades neurológicas, trastornos del desarrollo, enfermedades respiratorias y enfermedades dermatológicas. Tanto mayor es el daño cuanto menor es la edad.

En la jornada participaron docentes de escuelas de la Provincia de Buenos Aires, de Entre Rios, de Santa Fe, médicos de la Red de Pueblos Fumigados, compañeros de la Mutual Sentimiento, Emanuel Garrido, funcionario de Coronel Suarez recientemente echado por la honestidad de denunciar el crimen de las fumigaciones sobre las escuelas, docentes y niños y otros.

Con la jornada se realizó una audiencia publica en el tercer piso del supuestamente Honorable y definitivamente cómplice Congreso de la Nación Argentina, con la participación de los integrantes de la jornada y algunos legisladores como De Genaro, Claudio Lozano, Antonio Riestra, Gustavo Vera y otros. Al lado de donde sesionaba la cuestión de las escuelas fumigadas, es decir el tema de veneno echado sobre los niños, la comisión de agrcultura de la nación sesionaba con representantes de Monsanto y definían como seguir la fiesta. Desde la Red de Médicos de Pueblos Fumigados, la Mutual Sentimiento y el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) que presto su ambulancia realizamos estudios de sangre a 20 voluntarios para determinar la presencia de pesticidas. Lo que sigue a continuación son los resultados contundentes de esos análisis:

Número de elementos químicos analizados (órgano fosforados, órgano clorados y piretroides)………………………………………………………………………………….. 49
Personas intoxicadas con alguno de los químicos analizados………..…..  93,7 %

Desglosamiento según número de compuestos hallados en la sangre de las personas
Personas intoxicadas con un compuesto químico…………………………  50,0 %
Personas intoxicadas con dos compuestos químicos…………………….   31,3 %
Personas intoxicadas con tres compuetos químicos……………………..    12,5 %

CONCLUSIONES:

Los datos de este relevamiento que se suma a los miles de otros estudios definen contundentemente el nivel de gravedad de la situación presente y más palabras huelgan. Mas del 90 % de las personas relevadas presentan químicos neurotóxicos, cancerígenos y teratogénicos en su sangre. Esto implica un estado per se de emergencia sanitaria. Claro está que no habrá modificaciones significativas que conduzcan a la eliminación de la guerra química a la que estamos siendo sometidos y tratamiento de los intoxicados sin tener plena conciencia de la necesidad de lucha de todos. 

Ahora que la organización mundial de la salud S.A. dijo que el glifosato es cancerígeno preguntamos sr ministro de ciencia y tecnología Dr. Lino Salvador Barañao, sr. ministro de salud, Sr rector de las universidades, sres representante de las corporaciones de la medicina, repetimos, ahora que les dieron permiso para pensar, nos van a decir la verdad y actuar en consecuencia (?)

Llamamos desde este documento y desde el primero a integrarnos y sumarnos con la consigna de “NO MAS VENENOS EN NUESTRA COMIDA, EN NUESTRO AIRE, EN NUESTRA AGUA, EN NUESTRA TIERRA”. “DETENER LAS FUMIGACIONES YA” “EL DIAGNOSTICO ESTA CONFIRMADO”, “LOS AGROTOXICOS SON VENENOS, NO HAY DISTANCIA EFECTIVA, ESTAN EN NUESTRA COMIDA” ESTAMOS LUCHANDO POR LA VIDA MISMA. 

Llamamos a la realización de un encuentro de activistas que defina un programa de lucha directa que contemple como mínimo marchas en la Ciudad de Buenos Aires a la Plaza de Mayo con el fin de visualizar la gravedad del problema e instalar definitivamente el debate en la sociedad. Es toda la sociedad la que está siendo envenenada. El veneno del campo se come en las ciudades.

Tenemos plena convicción que sin presión del pueblo no habrá cambios, que los aspectos desarrollados en los ámbitos parlamentarios solo producirán cambios menores que tergiversaran y diluirán la gravedad del problema, es decir cambiar algo para que nada cambie, como ya ocurrió, por ejemplo, con la ley de glaciares que a pesar de haber sido aprobada no produjo ningún cambio.

Por último y a decir del Manifiesto Liminar de la Reforma Universitaria de 1918, salida de esta combativa provincia:

“…LOS DOLORES QUE NOS QUEDAN, SON LAS LIBERTADES QUE NOS FALTAN…”