domingo, 25 de mayo de 2014

El día después de Monsanto


                                                                          Foto: Javier Luna

El inminente final de la burbuja agroalimentaria

Una burbuja económica es definida por la prensa especializada en economía como una situación en la que una sobre dimensionada inversión, encuentra su límite y decrece.

En algunas oportunidades en las que la publicidad ha jugado su rol distorsivo, el ruido puede llegar a ser tan grande como para ensordecer por un largo período el deseo de escuchar hablar siquiera de invertir en los valores alcanzados. 

El ejemplo más repetido es justamente cercano a todos dado que involucra a la cotización de los siempre indispensables activos inmobiliarios. Pero existen numerosos ejemplos casi cotidianos incluso en aquellas plazas donde se arraiga con mayor tenacidad el espíritu especulativo. 

A partir de los primeros ejercicios de este naciente milenio, la oportunidad de negocios ha encontrado un techo de absorción que generalmente señala al sector primario como fuente. Lo real es advertir que la emisión de las monedas de referencia internacional (Flexibilización cuantitativa) es uno de los principales factores que coadyuvan para que este tipo de distorsiones ocurra. Así nace el concepto de "commodities" como aquellas posiciones financieras basadas en bienes reales.

El extractivismo americano es entonces un modelo a observar con esta regla, recientemente la cotización del oro recibió la visita de nuestros movimientos sociales, bien advertidos de la maniobra, y que alcanzaron a detener numerosas formas de saqueo y pauperización de nuestros amados territorios.

Así cayó nada menos que la cotización mundial del oro actual, desapareciendo del mercado de futuros como valor, sencillamente por imposibilidad de provisión en respuesta a los compromisos adquiridos en los mercados simbólicos. 

Esta increíble caída del modelo mega minero, no es ajena a la experiencia reciente. El combustible fósil sufrió otra no hace demasiados años; y otra drástica caída podría acechar a cualquier otro sector de actividad influído por la prensa y la moneda. 

Numerosos indicadores señalan ahora que será el sector agroalimentario el que sufrirá la dolorosa caída de rentabilidad tan temida.

Los límites al crecimiento alimentario

Los monocultivos son la manera más desadaptada de relacionarse con la naturaleza que existe. Sencillamente la falta de rotación de los cultivares y pastajes convierte a nuestra campiña en un escenario frágil e inestable. 

Este desaconsejado asesoramiento se potencia dramáticamente alentado por la presencia de cultivares transgénicos, los que combinan un paquete de soluciones químicas tan caro como insostenible. 

Particularmente los suelos alcanzados por esta nueva tendencia a industrializar la agricultura estrechan su vida útil por inoculación de biocidas y extracción de nutrientes básicos, todo lo cual contribuye a precipitar el final de su rentabilidad estimada de una manera drástrica y sorpresiva. 

La toxicidad de estos activos no se detiene ahí...

Todos los escenario biológicos tratados sufren el impacto ambiental de una agricultura incompatible con toda otra actividad rural histórica. Desaparece la vida silvestre y se arrojan a la improductividad a los fundos vecinos alcanzados que no tienen otra oportunidad de contrarrestar al modelo y abandonan sus tareas históricas. 

Los agricultores, los inversores y hasta los consumidores conocen entonces de la inminente obsolescencia de este camino. El inexorablemente decreciente factor nutricional de sus granos tras repetidas cosechas y el creciente costo de las insumos y maquinarias asociados; auguran un pronto final a esta sobredimensionada actividad extractivista practicada. En cuanto a las externalidades de esta particular forma de producir comida, son todas las imaginables, esterilidad, abortos espontáneos, malformaciones fetales, diabetes, cáncer y leucemia; han crecido en incidencia paralelamente a la aparición de este tipo de actividad rural en todos los países del orbe, al punto tal que ya son más los que prohíben que los que permiten el empleo de semillas transgénicas en sus territorios.

Un ejemplo de ello es el reciente cambio de curso del programa de expansión rural brasilero que estimó que la producción de biocombustibles resultaba más cara de practicar que el resultado económico que brindaría (Estimado en Tasa de Retorno Energético TRE) de modo que suspendió toda clase de estímulo a este sector condenándolo a una súbita desaparición.  

¿Porqué no muere el monstruo?

Porque su capacidad de prodigar miserables dádivas alcanza por igual a la prensa y a la política en esta corrupta Sudamérica, una realidad que coloca a este sector de inversión en paralelo al narcotráfico y a la trata de personas, ahora sus inseparables aliados. Lo peor de nosotros se combina de una manera tan lógica como inmoral para deponer toda capacidad de diálogo con los sectores responsables de detener un sistema de explotación tan indigno como mortal.

Es hora de considerar el final del modelo agroalimentario anticipándonos inteligentemente a su estrepitosa caída. No toman soja ya los países centrales ni para alimentar su hacienda y no admiten respirar biocombustibles cuya dispersión inocule en sus pulmones el cocktail de biocidas con que se elaboran los granos de los que provienen sus aceites. 

Es tiempo de recomponer la estructura rural a su estadío originario antes de que sea demasiado tarde. La humanidad toda sufrirá las consecuencias si nos demoramos en hacerlo.

Arturo Avellaneda

Audios:

Entrevista a Arturo Avellaneda sobre la Jornada Mundial de Lucha contra Monsanto en @lxsqueluchan


Primera parte:
http://radiocut.fm/audiocut/entrevista-a-arturo-avellaneda-sobre-la-jornada-mundial-de-lucha-contra-monsanto-en-lxsqueluchan/


Segunda parte:
http://radiocut.fm/audiocut/arturo-avellaneda-cultura-alimenticia-y-productiva-alternativa-en-lxsqueluchan-2da-parte/



3 comentarios:

Javier Luna dijo...

Foto: Javier Luna
No hay problema en utilizar la imagen, todas las de la marcha son libres de uso. Si es posible, agradecería agreguen el crédito de foto en la nota. Gracias.

Más fotos de ese día:
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10201868876419344&set=a.10201868865819079.1073741844.1106275050&type=3&theater

Javier Luna dijo...

Gracias Arturo por agregar el crédito de foto. Muy bueno el blog!

Perma Habitante dijo...

Las fotos de los dos eventos 2013 y 2014 son memorables. FELICITACIONES