miércoles, 23 de enero de 2013

Lamento por la Confederación


Lamento por la Confederación (Lament for Confederation)

¿Hace cuánto te conozco, Oh Canadá? ¿Cien años? Sí, cien años. Y muchos, muchos meses lunares más. Y hoy, cuando tú celebras tus cien años, oh Canadá, estoy triste por todos los pueblos indígenas a lo largo del territorio.

Porque te conocí cuando tus bosques eran míos; cuando ellos me dieron mi carne y mi vestido. Te he conocido en tus arroyos y ríos, donde tus peces brillaban y bailaban al sol. Cuando las aguas decían “ven, ven y come de mi abundancia." Te conocí en la libertad de tus vientos. Y mi espíritu, cómo los vientos, una vez recorrió tus buenas tierras.

Pero en los largos cien años desde que el hombre blanco vino, yo he visto mi libertad desaparecer como el salmón que misteriosamente va al mar. Las extrañas costumbres del hombre blanco que no puedo entender me presionaron hasta no dejarme respirar.

Cuando luché por proteger mi tierra y mi casa, fui llamado un salvaje. Cuando tampoco entendí ni le di la bienvenida a esta forma de vida, fui llamado perezoso. Cuando traté de gobernar a mi pueblo, me despojaron de mi autoridad.

Mi país fue ignorado tus libros de historia -ellos fueron poco más importantes en la historia de Canadá que el búfalo al que vivía en las planicies. Fui ridiculizado en sus obras y películas, y cuando bebí tu agua de fuego, me emborraché- muy, muy borracho. Y olvidé.

¿Oh Canadá, cómo puedo celebrar contigo este Centenario, estos cien años? ¿Debo darte las gracias por las reservas que me dejaron de mis hermosos bosques? ¿Por el pescado enlatado de mis ríos? ¿Por la pérdida de mi orgullo y autoridad, incluso entre mi propia gente? ¿Por la falta de mi voluntad de luchar? ¡No! Tengo que olvidar lo que es pasado y se ha ido.

Oh Dios del cielo! Devuélveme el valor de los antiguos Jefes. Déjame luchar con mi entorno. Permítanme una vez más, como en tiempos de antaño, dominar mi ambiente. Permítanme humildemente aceptar esta nueva cultura y a través de ella levantarme y seguir adelante.

¡Oh Dios! Al igual que el viejo Pájaro del Trueno resurgir de nuevo fuera del mar; voy a agarrar los instrumentos del éxito del hombre blanco - su educación, sus habilidades, y con estas nuevas herramientas voy a construir mi raza en el segmento de mayor orgullo de su sociedad.

Antes de seguir a los grandes jefes que se han ido antes que nosotros, Oh Canadá, voy a ver estas cosas llegar a pasar. Voy a ver a nuestros valientes jóvenes y nuestros jefes sentados en las casas de la ley y el gobierno, gobernar y ser gobernados por el conocimiento y las libertades de nuestro gran país.

Así que vamos a romper las barreras de nuestro aislamiento. Así los próximos cien años serán los más grandes en la gloriosa historia de nuestras tribus y naciones.

Julio 1, 1967 “Empire Stadium”, Vancouver (British Columbia/ Colombia Británica)
"Geswanouth Slahoot" (Dan Slaholt, Dan George) - Jefe Tsleil-Waututh (1899- 1981)
discurso en inglés: http://www.canadahistory.com/sections/documents/Native/docs-chiefdangeorge.htm