lunes, 31 de diciembre de 2012

Propuesta de paz del movimento indígena, una iniciativa para todos.



“Los pueblos indígenas hemos construido y vivido la paz todo el tiempo”


Aida Quilcue 

Que regresen los niños involucrados en el conflicto armado a sus hogares, incluso antes de cualquier acuerdo de cese al conflicto, fue una de las exigencias de los pueblos indígenas que presentaron su propuesta de paz en territorio ancestral del resguardo La María, Cauca, donde los pueblos indígenas han construido paz permanentemente. En este territorio hoy se hizo el lanzamiento de la propuesta de paz del Movimiento indígena “porque los pueblos indígenas nos cansamos de la guerra y ese cansancio nos plantea que la paz verdadera se construye entre todos desde la diversidad cultural y pensando en el buen vivir de todos los colombianos”, señaló Jesús Chávez, consejero mayor del Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC, durante el acto de lanzamiento.

Los diversos dirigentes de pueblos indígenas como la experimentada líder Aida Quilcue, Alberto Yace del CRIC, el gobernador del resguardo la María Alberto Yalanda del Cauca y los delegados de la ONIC como Luis Fernando Arias, consejero mayor, enfatizaron que los pueblos indígenas, la sociedad civil y las víctimas no se sienten representados ni por el gobierno nacional, ni por la guerrilla de las FARC, en la Mesa de Paz que se desarrolla en la Habana Cuba, pero saludan este proceso y gesto de la partes y están dispuestas a aportarle para sacarlo adelante; hicieron el llamado a construir desde la diversidad una verdadera propuesta que incluya las necesidades y derechos de todos.

El lanzamiento de la propuesta se llevó a cabo en el territorio ancestral de paz, convivencia y diálogo La María en el municipio de Piendamó el 14 de diciembre en horas del mediodía, cuando la guardia indígena y los T’ewalas, médicos tradicionales, alrededor del fogón y ofrendando al sagrado fuego dieron apertura a este acto, manifestando así que es alrededor del fuego y del fogón donde se han forjado las grandes iniciativas de paz y pervivencia de los pueblos indígenas. En este sentido Luis Yonda, coordinador de medicina tradicional del CRIC recordó que es al Sagrado fuego y a los guardianes del universo, la Madre Tierra, al Aire, al Agua y demás espíritus a quienes les debemos pedir orientación en este caminar de construir paz y generar propuestas que garanticen la pervivencia física y cultural. Yonda llamó a fortalecer la espiritualidad como el pilar de las comunidades del país.

Por su parte la líder nasa Aida Marina Quilcue, coordinadora del Programa de paz del CRIC, recordó el histórico y digno proceso de resistencia de los pueblos indígenas caucanos y de Colombia en su reivindicación de derechos y su fortalecimiento cultural. “Los pueblos indígenas hemos andado despacio pero firmes, y hoy celebramos este momento histórico para nuestros pueblos, para el país y para el mundo, porque para nosotros este proceso de diálogo entre gobierno y guerrilla no es la construcción de la paz, los pueblos indígenas hemos construido paz todo el tiempo con nuestros planes de vida y con nuestras iniciativas y actividades cotidianas hemos vivido en paz…”, manifestó

En el mismo sentido el Consejero Chávez del CRIC, indicó que la paz además de ser un acto cotidiano de vida es un derecho fundamental de todos los colombianos y que en el caso de los pueblos indígenas la exigencia de estos derechos fundamentales “no la vamos a delegar a nadie, la hora en que otros hablaban por nosotros ya paso; hoy lo que manifestamos es ese sentir de la construcción colectiva de paz, que nos permita reconocernos y entendernos en la diversidad y construir un verdadero tejido social”.

Por ultimo Chávez animó a los pueblos indígenas a no desfallecer y exigir la garantía de sus derechos, pese a la violencia que afrontan en su contra; señaló que es deber imperativo de las organizaciones acompañar a las comunidades y víctimas en sus momentos de denuncia y de exigencia de reparación para que no haya miedo que impida exigir el cumplimiento de los derecho fundamentales.

De otra parte los dirigentes indígenas regionales advirtieron que hay intereses que no están de acuerdo con que haya paz en Colombia, especialmente se refirieron a un sector político y económico de Ultraderecha y algunas facciones de las FARC que quieren monopolizar desde la tierra, hasta el negocio de la guerra y hoy quieren convertir la paz en otro negocio.

En este sentido expresaron que el movimiento indígena construye y desarrolla su propia agenda de paz como pueblos unidos y pacíficos -incluyendo en ella otros sectores como campesinos, afrocolombianos y sectores populares- para no permitir que el proceso se rompa como lo han procurado los enemigos acérrimos de la paz. “Los pueblos indígenas no generamos conflicto ni tenemos armas, los que hacen conflicto tienen armas y es porque ellos mismos las generan”, señaló el vocero del pueblo Yukpa.

El dirigente Yukpa recordó que si bien su pueblo es reconocido por su carácter guerrero y han hecho uso del arco y la fleca, por ejemplo para sacar los paramilitares de su territorio, en su legítima defensa, “hoy construimos la paz para impedir que se nos extermine como han querido algunos sectores sociales y del gobierno”, concluyó.

Al lanzamiento acompañaron instituciones como las administraciones de los municipios de Páez y Piendamó, la Defensoría delegada para minorías étnicas y organizaciones como el PNUD, Indepaz, el Consejo de Paz Noruego, COMUNITAR, Asociación Minga, la Ruta Pacífica de Mujeres y mayoría de organizaciones indígenas del País, en cabeza del CRIC, la ACIN, la ONIC, la OIA, el CRIT, el CRIHU, el CRIR, el CRIDEC, la ORIVAC, la ORIQUIN, la ASOREWA, entre otras.

También participó el ex militante del M 19, Antonio Navarro, quien se ha desenvuelto en distintos escenarios de la vida política y ha contribuido a la paz, quien resaltó la función de la Guardia Indígena como actor de paz y que garantiza la seguridad de sus comunidades.

Navarro recordó los momentos dramáticos y difíciles que han vivido los pueblos indígenas del Cauca desde la arremetida de terratenientes y “pájaros” para despojarlos de sus tierras y la arremetida del conflicto después, pero han exaltado su resistencia para no doblegarse. Llamó al gobierno y la sociedad civil a pensar en el posconflicto, en verdaderos proyectos sociales que permitan a la gente vivir dignamente y evitar nuevas confrontaciones.

El PNUD exaltó al movimiento indígena, afro y campesino de Colombia que han hecho del país con más iniciativas de construcción de paz y, lamentó que se ha haya convertido en el país más violentó y con un conflicto prolongado; por ello esta agencia de Naciones Unidas, indicó, apoya esta iniciativa que hoy nos conlleva a la paz y al mejoramiento de la calidad de vida de los pueblos y apuesta por la garantía de los derechos de los pueblos.

Por su parte el Defensor delegado para minorías étnicas de la Defensoría del Pueblo en Colombia, Horacio Guerrero, expresó su complacencia a esta iniciativa y la califico como la puerta que nos llevará a la paz del país. Finalmente se dio la lectura del documento de propuesta que entre otros aspectos resalta que la paz para los pueblos indígenas implica la garantía y el goce efectivo de los derechos fundamentales y colectivos.

Los pueblos instan a las partes a no levantarse de la Mesa de paz hasta no lograr el cese del conflicto, que si bien este no garantiza la paz, es comienzo de la construcción de ella, pero que se debe construir desde las bases y las comunidades.

En cada tema hicieron propuestas a la sociedad civil, al Estado y a los actores armados; en tierras por ejemplo además de equidad y acceso a la tierra, los pueblos indígenas aportan sus iniciativas de producción sana y la garantía de soberanía alimentaria para sus comunidades y para todos los colombianos, priorizando formas autónomas de producción y consumo de alimentos.

También propusieron la construcción de una memoria histórica desde la cosmovisión de los pueblos y convocaron a un congreso nacional de paz.

Propusieron realizar diálogos humanitarios con los actores del conflicto en territorio de la María, en otros territorios indígenas o en alguno de los países facilitadores: “los indígenas no pretendemos participar en las mesas de la Habana, sino que quienes están negociando en las mesas de la Habana, gobierno y guerrilla, presenten las propuestas a la sociedad civil en mesas nacionales para que el pueblo colombiano sea quien decida y apruebe el camino a seguir”, indica un aparte del documento.

También exigen garantías efectivas de reparación a las víctimas y de no repetición de los hechos que les afectaron. El documento será dado a conocer públicamente en pocas horas.