jueves, 9 de agosto de 2012

Ituzaingó Norte pide cárcel para los fumigadores.


Piden 4 y 3 años de prisión para dos acusados de contaminación
La fiscalía pidió una pena de cuatro y tres años de prisión efectiva para el productor agropecuario Parra y el piloto Pancello. En tanto que Gabrielli sería absuelto. El veredicto se conocerá el próximo 21 de agosto.

La fiscalía solicitó cuatro años para Francisco Parra por considerarlo coautor del delito de contaminación ambiental, por un hecho ocurrido entre octubre de 2003 y febrero de 2004, y por ser instigador del mismo delito por un hecho sucedido en 2008.

También solicitó tres años de prisión para el agrofumigador Edgardo Pancello al acusarlo de "presunto autor de la contaminación ambiental constatada en 2008 cuando fumigaba un campo de Parra".

En cambio, por falta de pruebas determinantes y por aplicación del principio de presunción de inocencia, la Fiscalía pidió la absolución del productor Jorge Gabrielli. El hombre estaba imputado de instigación del delito de contaminación ambiental a raíz de un fumigación concretada en su campo, en el año 2008.

En forma subsidiaria y para el caso de que el tribunal impusiera penas de prisión pero de ejecución condicional, el fiscal solicitó que los dos acusados durante cuatro años, presten funciones gratuitas, de lunes a viernes, en un dispensario público o en el Hospital Oncológico.

"Ituzaingó Anexo es un barrio contaminado, enfermo, en terapia intensiva, que sufrió una agresión reiterada por fumigaciones de productos prohibidos y efectuadas a una distancia de un núcleo poblacional que no eran permitida por ordenanzas vigentes en la ciudad de Córdoba", manifestó Novillo Corbalán en su alegato.

El fiscal también pidió a la Cámara Primera del Crimen de la ciudad de Córdoba que exhorte a las autoridades nacionales a que sancionen "una ley de agroquímicos que prohíba las fumigaciones aéreas en toda la Argentina, cualquiera sea las sustancias empleadas".

Asimismo, pidió que se aconseje "la prohibición de fumigaciones terrestres a menos de 1.000 metros de distancia de centros poblacionales, de escuelas o de pozos de agua".
Por otra parte, reclamó que se inste a que "se adelante la entrada en vigencia de la Resolución 511, del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), que prohíbe a partir de octubre de 2013 el uso de endusolfán" en las fumigaciones con fines agropecuarios.

El fiscal también requirió que se exhorte a las autoridades provinciales a que, hasta que entre en vigencia una ley nacional de agroquímicos, que se reforme la que rige en Córdoba (Ley 9164), para "prohibir las fumigaciones aéreas en la provincia".

Está previsto que los abogados defensores de los tres imputados presenten sus alegatos hoy y que luego el tribunal fije la fecha de la audiencia en la que se dará a conocer la sentencia.

El juicio adquiere significado al ser la primera denuncia que llega a los tribunales judiciales sobre las consecuencias del uso de agroquímicos en la población.

Los hechos ocurrieron cuando la Municipalidad de la ciudad de Córdoba ya había declarado al grupo poblacional de barrio Ituzaingó Anexo en emergencia sanitaria, entre otras razones, por la presencia de productos agroquímicos contaminantes. 

Según la acusación, en las fumigaciones realizadas sobre los campos ubicados en la inmediaciones de barrio Ituzaingó se utilizó endosulfán y glifosato.