domingo, 24 de junio de 2012

Rechazo a destitución de presidente estremece a gobierno paraguayo




Asunción, 25 jun (PL) Transcurridos 10 días de la expedita destitución del presidente Fernando Lugo por un Congreso de mayoría opositora, el nuevo gobierno paraguayo se estremece ante el generalizado rechazo nacional e internacional.

La velocidad en el desarrollo de los acontecimientos en la nación suramericana muestra hoy un panorama desfavorable para el nuevo mandatario, Federico Franco, quien ha visto crecer la resistencia de amplios sectores de la sociedad y de la comunidad exterior.

La toma del poder por Franco desconociendo la virtual cercanía de los próximos comicios presidenciales y los derechos establecidos para un juicio político contra un jefe de Estado, generó el gradual aumento de la protesta popular.

Expresión destacada es la que escenifican hace más de 48 horas los trabajadores de la televisión pública, quienes mantienen el control de sus canales y abrieron los micrófonos a un desfile de ciudadanos críticos del Ejecutivo.

Esa acción es respaldada por centenares de personas que, permanentemente, montan guardia frente a la sede de ese sistema de televisión reclamando el retorno a la democracia y repudiando el reemplazo de Lugo.

Esa situación empeoró sustancialmente en las últimas horas con la reacción contraria a lo que se define como un golpe de Estado, planteada por los países agrupados en el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Ante los oídos sordos del régimen para rectificar lo ocurrido, se encendieron las luces rojas de las Cartas Democráticas de esas organizaciones y sus miembros iniciaron el retiro de los embajadores ante el gobierno paraguayo.

Un duro golpe fue también la decisión del Mercosur de separar a Paraguay y negarle la asistencia a la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno, a celebrarse en la ciudad argentina de Mendoza el próximo jueves.

Se cursó una invitación especial al expresidente Lugo y se analiza fundir la mencionada Cumbre con una reunión ya convocada de Unasur para tranferir a Perú la presidencia pro témpore de la organización que ostentaba Paraguay.

Las próximas semanas mostrarán el nivel del impacto político y económico que significará para el gobierno paraguayo esta exclusión de las instancias subregionales.



Javier Rodriguez Roque


FUENTE: http://www.prensa-latina.cu/