viernes, 22 de junio de 2012

DECLARACIÓN FINAL: Cumbre de los Pueblos en Rio+20.














Declaración final de la Cumbre de los Pueblos de Río +20  Por la Justicia Social y en la defensa del medio ambiente,  por la vida y contra la mercantilización de los Bienes Comunes

DECLARACIÓN FINAL

CUMBRE DE LAS PERSONAS EN RIO POR 20 LA JUSTICIA SOCIAL Y AMBIENTAL

EN DEFENSA DE LA PROPIEDAD COMUN COMERCIAL, EN CONTRA DE LA VIDA

Los movimientos sociales y populares, los sindicatos y de los pueblos y las organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo presentes en la Cumbre de los Pueblos en Río +20 para la Justicia Social y Ambiental, vivían en los campamentos, la movilización de masas, en los debates, la construcción de la convergencia y la alternativa conscientes de que somos sujetos de una relación diferente entre los seres humanos y los seres humanos y entre la humanidad y la naturaleza, tomando el desafío urgente de poner fin a la siguiente fase de la restauración del capitalismo y construir a través de nuestras luchas, nuevos paradigmas de la sociedad.

Cumbre de los Pueblos es el momento simbólico de un camino nuevo ciclo en las luchas globales que produce nueva convergencia entre los movimientos de mujeres, pueblos indígenas, negros, jóvenes, agricultores y campesinos y la familia, trabalhadore / as, las comunidades tradicionales y pueblos, los cimarrones, luchadores por la ciudad el derecho y religiones de todo el mundo. Las reuniones, demostraciones y una gran marcha de los pueblos fueron los momentos de máxima expresión de estas convergencias.

Las instituciones financieras multilaterales, las coaliciones en el servicio del sistema financiero, como el G8/G20, la captura corporativa de la ONU y la mayoría de los gobiernos han demostrado irresponsabilidad con el futuro de la humanidad y el planeta y promover los intereses de las corporaciones en la conferencia oficial. En contraste con esto, la vitalidad y la fuerza de las manifestaciones y discusiones en la Cumbre de los Pueblos reforzado nuestra convicción de que sólo el pueblo organizado y movilizado puede librar al mundo del control de las empresas y el capital financiero.

Hace veinte años el Foro Mundial, celebrado también en el Flamengo Park, denunció los riesgos que corría la humanidad y la naturaleza con la privatización y el neoliberalismo. Hoy en día podemos decir que, además de confirmar nuestro análisis, hubo retrocesos significativos en relación con los derechos humanos ya reconocidos. Los de Río +20 se repite la secuencia de comandos no falsas soluciones propuestas por los mismos actores que provocaron la crisis mundial. A medida que esta crisis se profundiza, más empresas se mueven en contra de los derechos de las personas, la democracia y la naturaleza, el secuestro de la propiedad común de la humanidad para salvar el sistema económico-financiero.

Las múltiples voces y fuerzas que convergen en torno a la Cumbre de los Pueblos denunciar la verdadera causa estructural de la crisis global, el sistema capitalista asociado con el patriarcado, el racismo y la homofobia.

Las empresas transnacionales siguen cometiendo sus crímenes con la violación sistemática de los derechos de las personas y la naturaleza con total impunidad. Del mismo modo, avanzar en sus intereses a través de la militarización, la criminalización de los medios de vida de las personas y los movimientos sociales que promueven la desterritorialización en el campo y en la ciudad.

Los avances sobre los territorios y los hombros de los trabajadores o del sur y del norte. Hay una deuda ambiental histórica que afecta principalmente a las personas desde el sur del mundo que debe ser asumida por los países altamente industrializados, que causaron la actual crisis en el planeta.

El capitalismo también conduce a la pérdida de control social, democrático y comunitario de los recursos naturales y servicios estratégicos, los cuales continúan a ser privatizadas, convirtiendo los derechos en mercancías y limitar el acceso de las personas a bienes y servicios necesarios para la supervivencia.

La fase actual del capitalismo financiero se expresa a través de la economía verde y el llamado a los mecanismos de viejas y nuevas, tales como la profundización de la deuda pública-privada, el estímulo al consumo de súper, la propiedad y la concentración de las nuevas tecnologías, los mercados de carbono y la biodiversidad, la extranjerización de la apropiación de tierras y de la tierra y las asociaciones público-privadas, entre otros.

Las alternativas son, en nuestro pueblo, nuestra historia, nuestras costumbres, conocimientos, prácticas y sistemas de producción, tenemos que mantener, mejorar y ganar economías de escala como proyecto contrahegemónico y el transformador.

La defensa de los espacios públicos en las ciudades con la gobernabilidad democrática y la participación popular, la cooperación y la economía solidaria, la soberanía alimentaria, un nuevo paradigma de la producción, distribución y consumo, el cambio de la matriz energética, son ejemplos de verdaderas alternativas al sistema actual agro-industrial-urbana.

La defensa de los bienes comunes está garantizada por una serie de derechos humanos y la naturaleza, la solidaridad y el respeto a diferentes visiones del mundo y las creencias de los pueblos, por ejemplo, la defensa del "Vivir Bien" como una manera de existir en armonía con la naturaleza, lo que supone una transición justa que se construirá con los trabajadores / y el pueblo. La construcción de una transición justa implica la libertad de sindicación y el derecho a la negociación colectiva y las políticas públicas de manera que garanticen puestos de trabajo decentes.

Reafirmamos la urgencia de la distribución de la riqueza y los ingresos, lucha contra el racismo y el etnocidio, la garantía del derecho a la tierra y el territorio, el derecho a la ciudad, el medio ambiente y el agua, la educación, la cultura, la libertad de expresión y la democratización de los medios de comunicación, y la salud sexual y reproductiva de las mujeres.

El fortalecimiento de la diversidad de las economías locales y garantizar los derechos territoriales de la comunidad la construcción de las economías más vibrantes. Estas economías locales proporcionan medios de vida sostenibles locales, la solidaridad comunitaria, componentes vitales de la resiliencia de los ecosistemas.La mayor riqueza es la diversidad de la naturaleza y su diversidad cultural asociado que están estrechamente relacionados.

La gente quiere determinar qué ya quién se destinan los bienes comunes y la energía, y tomar el control de su producción democrática y popular. Un nuevo modelo energético basado en energías renovables y la energía descentralizada de decisiones para la población y no a las corporaciones.

La convergencia de la transformación social requiere de programas de acción, conjuntos y comunes de las resistencias y las propuestas necesarias que estamos jugando en todos los rincones del planeta. Cumbre de los Pueblos en Río 20 nos anima a seguir adelante en nuestras luchas.

Río de Janeiro, 15 a 22 jun 2012.

Facilitar el Comité de la Sociedad Civil en Río 20 - Cumbre de los Pueblos

Traducción electrónica del original