jueves, 29 de diciembre de 2011

Jornadas de Paz y Dignidad 2012



Jornadas de Paz y Dignidad es una carrera tradicional, una forma de honrar a nuestro legado ancestral, representado por las naciones nativas de este continente. Es una oración al Dador de Vida, para que haga florecer las semillas de luz en los corazones de los seres humanos. Para los nativos de estas tierras, correr era y es parte vital de la vida ceremonial.

Nuestros antepasados y ancianos nos han enseñado que corriendo con un propósito sagrado, se da fuerza a la unidad del ser humano, con el universo y la naturaleza.

Las Jornadas de Paz y Dignidad se instituyeron en 1992 como contraparte de las celebraciones por los 500 años del "descubrimiento de América". En esa ocasión se acordó la celebración de esta carrera cada cuatro años, partiendo de Alaska en el norte; y Argentina y Chile en el sur.

Esta carrera fue una manera de parar los lamentos por lo perdido en esos 500 años.

En 1992 salieron dos flechas o columnas de corredores, la Confederación del cóndor,  de Machu Pichu y la Confederación del águila, de Alaska. Ambas columnas recorrieron miles de kilómetros en continua oración, hasta encontrarse en la ciudad sagrada de Teotihuacan, en el centro de México.

Aurelio Díaz Tekpankalli fue el líder espiritual que hizo el amarre de los bastones sagrados de la Confederación del Cóndor y el Águila. Es quien llevo la ceremonia de clausura en la ciudad de Teotihuacan. Fue  el presidente de las carreras de La Paz y la Dignidad, fundador de esta organización
registrada en Chicago, Ilinois , junto con Alfonzo Pérez Espíndola Tenoch. Fue el líder del aspecto ceremonial y sagrado con la compañía de Walace Blac Elck.

Alfonzo Pérez fue el coordinador general y lidero las Jornadas de Paz y Dignidad de la ruta norte.
Francisco Melo fue quien se encargo de la dirección de las Jornadas de Paz y Dignidad en la ruta sur.



Jornadas de Paz y Dignidad tendrá una sola flecha humana para el 2012, hacia el sur de América. Para esta ocasión el propósito principal será además de promover la conciencia y autodeterminación de vivir en paz y en dignidad, honrar el agua como fuente y poder de vida.

La voz de los ancestros habla de un tiempo crítico para la humanidad. Los cambios que se precipitan en el mundo piden acciones extraordinarias dignas de los descendientes de aquellos que soñaron unidos más allá de las diferencias, para actuar por lo que es importante y vital.


Así, reconociendo nuestra pérdida de equilibrio en la naturaleza, queremos asumir nuestra responsabilidad por el restablecimiento de la armonía. Seremos rezo dinámico, honrando con nuestros pies la columna vertebral de América recorriendo la Gran Cordillera de Los Andes, despertando la memoria de quienes somos y con ello nuestra sagrada relación con la vida. 


Sabemos que el tiempo es ahora.

Coordinación General en Argentina - jornadasdepazydignidad@fuegosagradoargentina.com