sábado, 19 de noviembre de 2011

Mario Mazzitelli: “No hay lugar para neutralidades.”


  
En el día miércoles 16 del corriente en la localidad de San Antonio, ubicada en el departamento de Copo, Prov. de Santiago del Estero, sicarios pagos por el agro-empresario sojero Ciccioli abrieron fuego contra dos campesinos que, junto a otros integrantes de su comunidad, vienen resistiendo los permanentes hostigamientos e intentos de desalojo desde hace mucho tiempo. En este violento ataque, resultó asesinado Cristian Fereyra y otro compañero campesino, Darío Godoy, resultó herido de gravedad. Ambos son miembros del MOCASE-Vía Campesina.

"En la Argentina algunos sectores sojeros, en función de la alta rentabilidad del negocio, han extendido la frontera de este cultivo a lugares ya habitados por poblaciones originarias o criollas. Al peor estilo de quienes asesinaron a los pueblos que habitaban antiguamente estos territorios, esta expansión la hacen de manera violenta con personal armado violando el principio que establece que el monopolio de la fuerza corre por cuenta del Estado. De esta manera a la resistencia lógica de quienes viven en el lugar desde hace muchísimas décadas, sobreviene la violencia que en algunos casos llega a ser fatal", advirtió el Secretario Gral. Nacional del socialismo Auténtico (PSA), Mario Mazzitelli.

"Resulta responsabilidad indelegable del Estado proteger a aquellos sectores que resultan más débiles en esta confrontación; en principio, por una razón de justicia social de defender al débil frente al poderoso. Y en segundo lugar, porque Argentina necesita ocupar razonablemente su territorio y evitar la extensión  de los nuevos desiertos verdes", agregó el dirigente del Movimiento Proyecto Sur.

"En el caso de Cristian Ferreyra, un joven de 25 años, el Estado debe investigar hasta dar con el autor material del hecho, llevarlo a la justicia y asignarle todo el castigo que imponga la ley. Pero además debe dar con los autores intelectuales y terminar con una metodología violenta que hace ya tiempo viene cobrándose muchas víctimas. No hay lugar para neutralidades. De no desmantelar este sistema represivo urdido al calor de intereses minoritarios, el Gobierno en cuestión quedará como cómplice de los asesinos de Ferreira", instó Mazzitelli.

Ante el asesinato de Cristian Ferreyra.
Comunicado de Prensa - Viernes 18 de noviembre de 2011