miércoles, 31 de agosto de 2011

La incansable lucha por la defensa del mar en Mehuín



Por Daniela Jofré Hernández
Agosto de 2011
Conflicto con el Estado
El proceso de resistencia contra la instalación del ducto de CELCO nace el año 1996, generando un movimiento que vincula tanto a comunidades Mapuche-Lafkeche como a distintas agrupaciones de pescadores artesanales, con el objetivo de hacer frente a las consecuencias ambientales que pueden derivar de la descarga de desechos contaminantes al océano.
A pesar de que los Lafkenche han estado en la lucha desde que surge el conflicto, este en su primera etapa hasta el año 2007, ha sido visto como un conflicto medioambiental asociado más que nada a los pescadores artesanales por las repercusiones que la descarga de RILes tendría sobre el mar, sin embargo ese año, cuando los sindicatos de pescadores de Mehuin entran en un "proceso de negociación", las comunidades Mapuche aprovechan la coyuntura para relevar el conflicto territorial subyacente.
En relación a lo anterior, Hualme señala que el conflicto que se ha generado producto de la intervención que CELCO en territorios que ancestralmente han pertenecido a los Mapuche- Lafkenche, se ha transformado en un elemento de "autoafirmación y reivindicación de los derechos que históricamente el Estado no ha podido darles solución y que hoy siguen vigentes (…) La visión nuestra es mucho más integral, no es meramente un conflicto ambiental sino que es un conflicto territorial a todo nivel, se hizo ver ahora que aquí hay amenazados varios derechos que nos competen a nosotros como sociedad mapuche, como son, primero que nada los derechos territoriales, por supuesto que el tema medioambiental, derechos sociales, derechos culturales, derechos lingüísticos, religiosos, derecho a la medicina propia, todo lo que está presente en este territorio"
Situación Actual y perspectivas futuras.
Este conflicto, que ha pasado por una serie de etapas y estrategias, se caracteriza hoy por la utilización de recursos legales para impedir que se lleve a cabo el proyecto de CELCO, principalmente, a través del encadenamiento de Áreas de Manejo en toda la zona del borde costero que sería afectada, y de la puesta en trámite de ECMPOs, peticiones cuya naturaleza legal, supone el congelamiento de cualquier otra solicitud de uso del territorio en cuestión.
"El Estado se neutralizó completamente con todas la acciones que hemos interpuesto, bloqueando, blindando el territorio por distintos lados (…) Está a la luz de todos hoy en día que no hay un ducto en el mar, ahora. El falso Estudio de Impacto Ambiental se aprobó a pesar de las muchas irregularidades: no hicieron los estudios que tenían que hacer, trataron también de partir un área de manejo que legalmente está vigente hoy. Ante toda esa situación es que nosotros, una vez aprobados los estudios, interpusimos una demanda ante la Corte de Apelaciones de Valdivia por violación al Convenio 169, el tema de la consulta a los pueblos indígenas, el tema del territorio, de que los estudios son falsos…"
Si bien la demanda fue rechazada por la corte de apelaciones y posteriormente por la Corte Suprema, el Comité de Defensa del Mar ha recurrido a instancias internacionales. El pasado 12 de abril se interpuso una demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, "…por lo tanto hoy Chile está bien apuntado con el dedo por el tema de la violación de derechos humanos, principalmente por el tema indígena. (…) además seguimos con acciones sociales directas de vigilancia permanente del territorio, también hemos adoptado el tema del patrimonio cultural y otras, de todo hemos echado mano, de las herramientas que hay, tanto desde dentro del Estado como fuera del Estado".
El werkén señala además que el actuar del gobierno remite una vez más a una conducta histórica en relación al tema indígena y que, en relación al tema medioambiental, en país no existe voluntad política y es sobrepasado por los intereses económicos de las empresas: "en este conflicto se ha visto claramente como el Estado de Chile es solo una pantalla y que no tiene capacidad, muchas veces, ni voluntad de hacer justicia de verdad, justicia social o lo que sea, cuando reclaman las contrapartes, ya sean sindicatos o comunidades indígenas"
Llamado a las comunidades vecinas
"A los hermanos pescadores artesanales de las caletas vecinas, hacia el norte o hacia el sur, de la zona de Valdivia, Queule, La Barra, yo les diría que no se dejen engañar y que se hagan participes en forma más activa de los procesos sociales que tienen que enfrentar, ya sea un conflicto o de cualquier otro tema, porque si no es así les van a pasar la maquina, les van a mentir, los van a someter y finalmente van a terminar dominados políticamente y económicamente, como sucede con el tema de los pescadores específicamente, con la pesca industrial. Si no se lucha ahí, es que nos están robando nuestro pan de cada día. Es decir, hago un llamado a todos: peñi, pescador, hermano, luchador social, a no ser puro discurso sino que a actuar en la práctica, a actuar en el mar, actuar en la tierra, defender la tierra, defender la vida."
"(…) Un mensaje de fortaleza y de no creerle todo el cuento al enemigo, si el enemigo siempre me va a contar mentiras para dominarme y para lograr sus objetivos. En este caso, que no crean el cuento, ni siquiera los medios de comunicación hoy día son serios, tienen que tomar en cuenta eso, si no van a estar creyendo cualquier cosa, cualquier noticia. Nosotros sabemos que los medios mienten, el diario Austral y otros medios, mienten, y eso es lo que la ciudadanía lee y cree. Tenemos que sacudirnos de una vez por todas de este estado de dominación mental en que nos tienen"


Fuente: Revista Marejada
Foto: http://www.revista.serindigena.org/?p=183