miércoles, 3 de agosto de 2011

DOCUMENTO GRR: Volver a la tierra que nos alimenta

VOLVER A LA TIERRA QUE NOS ALIMENTA


Ante los tremendos sucesos que se han desatado en la provincia de Jujuy, tenemos el deber de manifestar en principio, nuestro total apoyo a las luchas de todo un Pueblo por recuperar su dignidad perdida.  Estamos convencidos que la destrucción de la cultura agraria y campesina  es la causa principal de los actuales desastres y colapsos sociales que arrojan a los pobres a los márgenes urbanos sin otro destino que depender de los planes asistenciales y de la voluntad de los gobiernos de turno.

De tal manera estamos reclamando ahora una reparación histórica, estamos reclamando volver a la tierra que nos da el sustento. Han  estallado los moldes y los limites que los grandes propietarios agroindustriales habían impuesto y hoy pareciera que  nada detiene a los pueblos en su búsqueda de un "buen vivir" que significa antes que otra cosa, volver a tener una relación directa con el terruño, como nuestros ancestros, y recuperar el sentido de ocupar la tierra para trabajarla y alimentar a nuestras familias.

Sabemos de las terribles necesidades y carencias de nuestros hermanos pero también estamos convencidos de que no es solución ocupar un terrenito de escasas dimensiones y plantar una vivienda, cuando lo que hace falta es buscar recuperar el sustento cotidiano, y esto sólo puede  lograrse  con un pedazo de tierra para poder sembrar y cultivar, para poder tener unos animales y un horno de barro.  A partir de estas pequeñas cosas se puede acceder a una vida digna sin tener que depender de las ayudas y los bolsones, ni caer en el supermercado para las necesidades alimentarias básicas.

No podemos conformarnos con pedir el lotecito para asentarnos, eso es acentuar la dependencia de los poderosos,  la vivienda llega cuando la tierra comienza a dar sus frutos y estamos seguros que nos equivocamos si pedimos "vivienda para todos", tenemos que reclamar "tierra para todos" en la cantidad necesaria, quizás ¼ de hectárea o acaso más, para poder autosustentarnos y ser libres en nuestras decisiones.  Desgraciadamente las tierras para cultivo están en manos de los poderosos, y todavía se sigue desmontando para plantar soja o caña de azúcar.

Creemos que lo que está en discusión es la dimensión vital de la tierra y no únicamente su función social. Tenemos que volver a producir nuestros propios alimentos y recuperar la dignidad que solamente da el trabajo de nuestras manos y la agricultura familiar. Vayamos por más, no caigamos en la trampa urbana del lotecito de 10 x 30 metros , porque eso nos deja atados a la precariedad y la ayuda interesada.

Estamos en lucha por otro país mejor y cuando la debilidad de los poderosos se acentúa, estamos obligados a ir por mucho más que las migajas del banquete de los poderosos y los lotecitos periurbanos de una sociedad sin trabajo y sin futuro, queremos decir : vayamos por tierra para sembrar, semillas para reverdecer y agua para vivir.

No caigamos en el encierro del lotecito propio, no sigamos engordando los cordones de pobreza y hacinamiento de las ciudades, la verdadera felicidad del Pueblo Argentino está en poder disponer de nuestros alimentos libremente y asegurar una vida plena a  nuestras familias desde el arraigo y la cultura rural. Creemos que es el momento de romper con este modelo de destrucción y colonialismo, de entrega de nuestros bienes comunes naturales a las grandes empresas, es el momento de frenar los monocultivos, los agrocombustibles y la minería del saqueo.

Por tierra para sembrar y generar alimentos para vivir.

Soberanía Alimentaria  y agricultura campesina es Soberanía Nacional.

Grupo de Reflexión  Rural  - Argentina    2 de agosto de 2011.