viernes, 29 de julio de 2011

Gente PRO


Los Blaquier, una familia rodeada de dinero, poder y muerte



Dueños de un imperio que va mucho más allá del ingenio azucarero más importante del país, ya que poseen también industrias en rubros como papel, carnes, granos, glucosa, almidones, gas y petróleo, la familia Blaquier -que este jueves volvió a ser noticia a raíz de la feroz represión en Jujuy- ha mantenido históricamente una cercana relación con el poder que los convirtió no sólo en ricos, sino en personas sumamente influyentes.
La familia, con Carlos Pedro Blaquier a la cabeza en estos días, supo relacionarse siempre con los gobiernos de turno de la provincia de Jujuy. De hecho, indica A24, buena parte del pueblo General San Martín, donde tuvo lugar la represión de este jueves, vive gracias a la fuerza del ingenio Ledesma, pero vale aclarar que entre esas "buenas relaciones" que los empresarios mantuvieron con los poderosos, también estuvo el gobierno militar y un caso que nadie nunca podrá olvidar: "La noche del apagón".
El 27 de julio de 1976, la ciudad de Libertador General San Martín (la misma donde debido a la represión de este jueves murieron cuatro personas) y la localidad de Calilegua fueron sitiadas por la Policía de la provincia de Jujuy, la Policía Federal, el Ejército y la Gendarmería Nacional. A las 22, se produjo, en simultáneo, un apagón total (salvo en la fábrica de la empresa Ledesma).
Según se investigó varias veces y hasta en un documental, ocultos en la oscuridad y en vehículos de la empresa, las fuerzas represivas secuestraron a 300 personas: todos fueron llevados a centros clandestinos de detención en los galpones del ingenio Ledesma, donde permanecieron atados y encapuchados. De estas personas, 30 aún permanecen desaparecidas. Según ratifica la historia, también se ayudó a desaparecer al intendente de entonces: el doctor Luis Arédez.
En 1973, Arédez había sido electo intendente de Libertador General San Martín. Antes había trabajado como pediatra en Ledesma, donde se encontró con las secuelas de la explotación a los más indefensos: los niños. En 1977 las fuerzas militares, en complicidad con el Ingenio, lo desaparecieron. Durante décadas, su esposa Olga marchó en la plaza del pueblo.
Pero a pesar de atravesar lo más oscuro de la historia del país, la familia Blaquier siguió creciendo: hoy en día son también dueños de Cabaña Argentina, la mayor productora de cerdos del país, con 6.000 hembras. La familia Blaquier posee su criadero, "Estancia La Biznaga", en Roque Pérez, provincia de Buenos Aires. El emprendimiento comenzó hace una década y hoy es el mayor del país. En este punto de la Provincia la familia tiene un palacio en el que suele recibir a la Realeza internacional.
A lo largo de todos los años, la familia fue siempre apoyada por la Sociedad Rural Argentina que, sólo para dar un ejemplo reciente, premió a Ledesma como el mejor stand en la feria. A pesar de que ese mismo día Hugo Biolcatti fustigó al Gobierno nacional, los Blaquier mantienen desde siempre buenas relaciones con todo ámbito de poder. También con el kirchnerismo, aunque esto no impida que expresen su simpatía por otros sectores, como con el del Rabino Sergio Bergman.
Luis María Blaquier fue, hasta su muerte en 2009, el titular del ingenio Ledesma y un importante dirigente de la Unión Industrial Argentina (UIA). Fue este Blaquier quien se asoció con Bergman, electo diputado por el PRO,para formar Fundación Argentina Ciudadana que aún funciona con éxito.
El caso de Nelly Arrieta de Blaquier
"Por su entrega y compromiso en favor del país, la señora Nelly Arrieta de Blaquier fue designada embajadora cultural de la ciudad de Buenos Aires. La distinción fue entregada por el ministro de Cultura, Hernán Lombardi, en un acto al que asistieron Guillermo Alonso, Teresa Bulgheroni y Adalberto Rodríguez Giavarini, entre otras personalidades", publicaba el diario La Nación en diciembre de 2009.
"Es la primera embajadora cultural de nuestra gestión porque, entre muchas virtudes, apuesta a la cultura como herramienta de cambio", dijo entonces Lombardi, al destacar la personalidad de la presidenta de la Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes e impulsora del régimen de mecenazgo en la ciudad", añadía la nota

1 comentario:

Perma Habitante dijo...

Es a partir del apoyo de la Sociedad Rural y de la Flia. Blaquier que el Rabino Bergman acuña su frase "Tenemos que dejar de ser habitantes para ser ciudadanos". Con la que resume la propuesta de su libro "Argentina Ciudadana" prologado por el Cardenal Bergoglio. Todos socios del despojo territorial del que somos objeto.