lunes, 29 de febrero de 2016

Caza conservacionista. El modelo de América del Norte.



Nota del traductor: Me veo nuevamente en la tarea de traducir un texto para ofrecer así de una manera más moderada los argumentos que sostengo en el actual debate sobre la caza conservacionista en nuestro medio. Insisto en esta lectura, dada la necesidad de conocer cuales son los modelos de manejo de espacios silvestres más exitosos del mundo. Las crecientes cifras de cazadores y pescadores satisfechos, señalan al modelo conservacionista de América del Norte como la referencia a seguir. 

Arturo Avellaneda


TÍTULO ORIGINAL

¿Será hora de repensar el modelo de conservación de la fauna de América del Norte?

Por Steve Wagner
Para Outdoorlive.com
     
Los principios consagrados por el modelo de conservación de la fauna de América del Norte lograron nuestras especies de caza y establecieron los criterios de persecución justa y la propiedad pública de la vida silvestre. Pero el mundo ha cambiado a lo largo del siglo pasado. ¿Habrá que evaluar nuevamente la reglamentación de la caza?

Durante la pasada crisis del León Cecil del año pasado las voces de la moderación han sido tapadas por el alboroto. 

Una de esas voces pertenecían al Dr. Rosie Cooney. El zoólogo australiano preside el uso sostenible y el sustento de grupos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, un organismo mundial que se esfuerza por equilibrar la vida silvestre y las necesidades humanas en todo el mundo. En agosto, ya que el primer mundo rabió por la muerte de éste león en Zimbabwe, Cooney intentaba razonar de la siguiente forma: Sí, la caza de trofeo tiene sus aristas, pero sin ella no habría manera de sostener el número de leones que posee la sabana de África.

Pero el pragmatismo rara vez se hace viral, la lógica de Cooney fue ahogada por la histeria de los antagonistas de la caza que apoyan el bienestar animal. Nadie parecía entender completamente lo que Cooney explicaba como los "modelos de conservación."

La mayoría de los cazadores han escuchado el término "Modelo de América del Norte de la conservación de la fauna". Sin embargo, sus detalles no se conocen comúnmente. Incluso muchos líderes de la conservación ejercen el término de forma incorrecta, como si el modelo fuera un documento sagrado que gobierna y garantiza el futuro de la caza.

El modelo no es la Declaración de Derechos. Se trata simplemente de un conjunto de principios abstractos que comenzó a desarrollarse hace más de un siglo, en última instancia, permitiendo la restauración de las especies explotadas hasta el borde de la extinción.

Venados de Cola Blanca, ciervos, alces, patos, antílopes, pavos y otros se habían estipulado dentro de la Ley de Especies como en peligro de extinción en aquel entonces. Sin embargo, cada una de ellas se escapó de la nómina gracias a siete principios que funcionaban como engranajes de una máquina alimentada principalmente por el dinero y la pasión de los cazadores por conservarlos.

En esencia, los cazadores norteamericanos del siglo 20 ayudaron a resolver algunos de los problemas de la vida silvestre, más conflictivos. 

Y así lo hicimos siguiendo los preceptos del modelo norteamericano...

PRINCIPIO 1

LA FAUNA ES DEL PUEBLO

Este es el pilar que soporta el peso del modelo norteamericano, un concepto que se remonta a los orígenes de la civilización occidental. Los antiguos romanos eran grandes especialistas en la asignación en propiedad de todas las cosas, ya sea a los dioses, los individuos, o del público. Más tarde, los códigos legales ingleses declararon a la vida silvestre de propiedad comunal, con el rey que actuando como fiduciario. En las colonias americanas más tarde durante la independencia de EE.UU. se anula la supervisión de la pesca y de la caza por parte del rey Jorge III en el nuevo país.

Importancia histórica

La fauna silvestre como un recurso de propiedad pública apareció por primera vez en el derecho estadounidense en 1842, cuando la Corte Suprema de EE.UU. dictaminó que un ciudadano no podía excluir a otros de la recolección de ostras en un piso de barro en particular en la costa de New Jersey. Una doctrina de la confianza pública nació. Otros tribunales, posteriormente han confirmado y perfeccionado la premisa de que los peces y la fauna son de todos.


PRINCIPIO 2

LA CAZA COMO OPORTUNIDAD IGUAL PARA TODOS

En algunas culturas, la caza está reservado para la realeza. Pero todos los ciudadanos estadounidenses en buen estado, sin importar su estatus económico o social, tiene la libertad para cazar, pescar, y recolectar. La caza es un privilegio permitido por la Segunda Enmienda de la Constitución de los EE.UU.

Importancia histórica

Desde un punto de vista de la conservación, el éxito se basa en la capacidad de recolectar fondos. Desde finales de 1800, Theodore Roosevelt, rifle de caza en la mano, llevó a Estados Unidos a su primer movimiento de conservacionista. Su amplio interés por la caza inspiró la importancia en la administración estatal de la vida silvestre y se introducen las licencias de caza. Entonces, increíblemente, en 1937, en medio de la Gran Depresión, la Ley de Pittman-Robertson estableció un impuesto sobre la conservación de las armas de fuego. Juntos, estos mecanismos de recaudación generaron miles de millones para la vida silvestre.


PRINCIPIO 3
GESTIÓN CIENTÍFICA

Aldo Leopold, el padre de la administración moderna de la fauna, comenzó su elocuente cruzada por un sistema basado en la ciencia de la conservación en la década de 1930. Su visión ayudó a marcar el comienzo de una nueva era de biólogos capacitados para tomar decisiones y elaborar políticas basadas en la investigación y los datos, y no en conjeturas o emoción.

Importancia histórica

Después de décadas de caza desregulada, muchas especies hacia finales del siglo XIX tocaban fondo. Pero con su dedicación profesional como biólogo a la vida silvestre pronto estableció como verdades perdurables los conceptos de capacidad de carga y de excedentes poblacionales, lo que faculta la oportunidad de caza y contribuye a la restauración del paisaje y la recuperación de las especies nativas de caza. Con el tiempo, el asombroso retorno de las especies emblemáticas, se convertiría en uno de los más impresionantes logros en la conservación de la fauna de la historia humana.


PRINCIPIO 4

SÓLO PARA USO LEGÍTIMO

La abundancia de vida silvestre en los Estados Unidos alguna vez no parecía tener fin. Disparos a los búfalos desde el furgón de cola de los trenes, era la diversión de un viajero aburrido. Así fue como decayeron los planteles de esta especie y fue entonces que un contemporáneo de Roosevelt, George Bird Grinnell, acuñó el término "uso racional" para describir la ideología en ciernes de los excedentes aprovechables.

Importancia histórica

El uso racional significaba matar animales sólo para la comida, piel, defensa personal, o protección del patrimonio. Sin disparos en vano, las leyes comenzaron a definir los porqués y los cómo de las reglas de la caza conservacionista. Y que dieron lugar al concepto subyacente de los códigos de ética de caza no escritos, particularmente aplicables en los métodos de captura y de justificación del sacrificio animal ausentes históricamente en el tratamiento de la fauna salvaje. El debate se concentraba en lo que ahora conocemos como las reglas de la sostenibilidad de la caza. 


PRINCIPIO 5

PROHIBICIÓN DE COMERCIAR CON LA CARNE DE CAZA

La idea aquí es que si el valor comercial se retira de la vida silvestre, no va a ser explotado con fines de lucro.

Importancia histórica

La caza no regulada y supeditada a la demanda de los mercados comerciales, contribuyó a la extinción de la paloma migratoria y la casi extinción de muchas otras especies. En 1900, el senador John F. Lacey impulsa una Ley en el Congreso que prohibió el tráfico de carne de caza silvestre, poniendo fin a la masacre y permitiendo a la fauna la oportunidad de recuperarse.


PRINCIPIO 6
GESTIÓN PARTICIPATIVA Y DEMOCRÁTICA

Los procesos democráticos y audiencias públicas están destinados a mantener la vida silvestre al servicio del pueblo y a asegurar su empleo como bienes comunes. Todo el mundo tiene la oportunidad de influir en su conservación.
Importancia histórica
Los cazadores y no cazadores por igual empujados por las leyes de referencia como la Ley de 1940 Calvo y Protección del águila real, la Ley de zonas silvestres, y la Ley de Especies en Peligro.

PRINCIPIO 7
GESTIÓN INTERNACIONAL 

Numerosas especies de aves acuáticas migran a través de nuestras fronteras entre estados, provincias y países, por lo que estas poblaciones de aves requieren de una decisión conjunta de protección. Los EE.UU., Canadá, México, Rusia y Japón; coordinan las estrategias de conservación y gestión de este tipo de recursos.
Importancia histórica
El Tratado de Aves Migratorias de 1918 hizo ilegal matar patos y gansos, excepto según lo permitido por la caza regulada. El Plan de Manejo de Aves Acuáticas de América del Norte, redactado entre los EE.UU. y Canadá, se amplió para incluir a México en 1994. Estas medidas de protección, también alentadas por buenas condiciones climáticas lograron aumentos records en las bandadas de estas poblaciones en 2015.

martes, 23 de febrero de 2016

EUROPA: "Necesitamos un Plan B al crecimiento"



Este fin de semana se han celebrado en Madrid las jornadas por el Plan B para Europa. Uno de los hilos conductores de varias de las participaciones ha sido el de la búsqueda del crecimiento. En tales participaciones se desconocía que el sistema económico depende de la biosfera y que la naturaleza no es un recurso, sino la matriz donde actuamos.

La búsqueda del crecimiento está en el trasfondo del primer lema de las jornadas (“contra la austeridad”). El lema se refiere al desigual reparto de la riqueza y hubiera sido mejor usar una fórmula de ese tipo, ya que la austeridad no solo es necesaria, sino que, en los tiempos en los que estamos, con recursos cada vez más difíciles de conseguir, es inevitable. Por supuesto, me refiero a la austeridad justa, con reparto de la riqueza.

En las jornadas pudimos oír a Kostas Lapavistas, profesor universitario de economía y referente de la izquierda griega y europea, decir que el petróleo ya no es un problema para Europa porque está barato. Es preocupante que una persona de su categoría no exprese la importancia central del petróleo para el funcionamiento de la economía, ni sea capaz de analizar el precio del petróleo con una mirada más amplia.

Por su parte, Nacho Álvarez, una de las cabezas económicas de Podemos, nos hizo una apología del crecimiento, y puso el ejemplo de cómo Argentina lo consiguió gracias a una expansión monetaria y un precio alto de la soja (entre otros factores). Sin embargo, obvió dar un paso fundamental más en el análisis. La soja crece en Argentina en monocultivos transgénicos dependientes de abonos y pesticidas de síntesis (por cierto, todo ello gracias al petróleo) y es un modelo que no tiene mucho recorrido por delante, fruto del agotamiento del suelo, de los acuíferos y del petróleo barato. No podemos entender el crecimiento sin entender la base material sobre la que se sostiene (lo que no quiere decir que sea el único requisito).

Se acabó el tiempo de los recursos fácilmente disponibles

Actualmente, estamos viviendo la Gran Recesión económica y la crisis terminal de hegemonía estadounidense. También el momento de la historia de la humanidad en la que las desigualdades en el reparto de la riqueza y el poder están siendo mayores. Pero los elementos que están marcando un punto de total quiebra histórica son el fin de la energía abundante, versátil y barata; la dificultad creciente de acceso a muchos materiales; el cambio climático; la quiebra de las bases de la reproducción social causada por la crisis de los cuidados (dejar desatendidos elementos básicos para el sostén de la vida como la alimentación saludable, la higiene o el apoyo emocional), y la pérdida masiva de biodiversidad.

¿Por qué estamos viviendo el final de la energía abundante, versátil y barata?
Básicamente, porque los combustibles fósiles más fáciles de extraer y de mejores prestaciones se están agotando. Estamos viviendo ya el principio del descenso en la capacidad de extracción de petróleo “bueno” (petróleo convencional) y, en breve, del petróleo en su totalidad. Los que van quedando son los crudos no convencionales: los más caros, difíciles y de peor calidad (los que se extraen mediante fracking, las arenas bituminosas, los de aguas ultraprofundas o del ártico). Y lo mismo le ocurrirá en los próximos lustros al gas, al carbón y al uranio.

Pero, ¿no hay mix energético alternativo equivalente a los combustibles fósiles? Que el petróleo, acompañado por el gas y el carbón, sea la fuente energética básica no es casualidad. El petróleo se caracteriza (en algunos casos se caracterizaba) por: tener una disponibilidad independiente de los ritmos naturales; ser almacenable de forma sencilla; ser fácilmente transportable; tener una alta densidad energética; estar disponible en grandes cantidades; ser muy versátil en sus usos (combustibles de distintas categorías y multitud de productos no energéticos); tener una alta rentabilidad energética (con poca energía invertida se consigue una gran cantidad de energía); y ser barato. Una fuente que quiera sustituir al petróleo debería cumplir todos esos requisitos, pero también tener un reducido impacto ambiental para ser factible en un entorno fuertemente degradado. Ni las renovables, ni la nuclear, ni los hidrocarburos no convencionales, ni la combinación de todas ellas, es capaz de sustituir a los fósiles.

El mito del crecimiento

En un contexto de recursos limitados, la propuesta de volver al crecimiento se sostiene sobre varios mitos.

El primero es el de la eficiencia. Propone que el aumento de la eficiencia es parte de la solución (o incluso la solución) a los problemas energéticos y materiales, y que, por lo tanto, puede sostener una fase expansiva de crecimiento. Sin embargo, tiene límites insuperables e incluso efectos secundarios adversos.

En primer lugar, una parte de las supuestas mejoras en la eficiencia en las regiones centrales no son tales, sino deslocalizaciones de los procesos más consumidores de materia y energía a las zonas periféricas. Por ejemplo, el grueso de la industria pesada ya no está en Europa, sino en lugares como China o India.

En segundo lugar, las medidas basadas en la eficiencia tienen poco recorrido si se persigue el sostenimiento del crecimiento exponencial. Hace falta una reducción del uso de energía y materiales del orden del 90% en las regiones centrales para entrar dentro de los límites de la sostenibilidad. Para alcanzar esta meta con medidas de ecoeficiencia sería necesario que los materiales y la energía imprescindibles por unidad del PIB disminuyesen 10 veces. Pero si la economía sigue creciendo al 2%, sería necesario que lo hiciesen 27 veces, y si crece al 3%, 45. De modo que, obviamente, no es posible continuar la mejora de la eficiencia indefinidamente.

Por otra parte, la eficiencia no siempre conlleva una reducción en el consumo de materia y energía. Por ejemplo, a pesar de la mejora en las emisiones de CO2 de los vehículos en la UE (Volkswagen y Reanault mediante), la reducción de emisiones por kilómetro recorrido se ha visto desbordada por el impresionante aumento del parque automovilístico y de los kilómetros recorridos en coche. El resultado es un incremento del consumo global de petróleo por parte de los vehículos europeos. Esto es lo que llamamos “efecto rebote”. La eficiencia sin reducción no sirve. Este ejemplo dista de ser una excepción, ya que cuando los aparatos son más eficientes salen más baratos al bolsillo y a la conciencia (parece que se contamina menos), con lo que se incrementa su uso. Y a esto hay que añadir la construcción de nuevas infraestructuras que, en ocasiones, lleva acoplada la mejora tecnológica.

Además, no hay que considerar solo el efecto rebote directo, sino también el indirecto. Este consiste en que los ahorros se desvían a otros sectores donde se incrementa el consumo. El fundamento último del “efecto rebote” es que el aumento de la eficiencia libera recursos que permiten aumentar la producción y el consumo. En realidad, es una consecuencia intrínseca del capitalismo y de su necesidad de crecimiento continuo.

El segundo mito es el de la desmaterialización, es decir, la afirmación de que la economía capitalista puede seguir creciendo reduciendo su consumo de energía y materiales. Sin embargo, el consumo energético y material desde la Revolución Industrial tiene forma de curva exponencial, como la tiene el PIB. Y, en todos los periodos en los que ha bajado el consumo de materia se han debido a una recesión económica. Además, la correlación entre el PIB y el consumo energético mundial a lo largo del tiempo es casi lineal.

El centro la la propuesta de la desmaterialización está en una economía basada en los servicios. Pero este tipo de actividad no es menos consumidora de materia y energía: una cantidad equivalente de riqueza monetaria procedente del sector servicios privado, incluido hoteles, comercios y transporte, demanda casi la misma intensidad energética que el sector industrial, y además requiere de este para existir.

En realidad, la desmaterialización es físicamente imposible. No es factible el reciclaje de todo, en primer lugar por la Segunda Ley de la Termodinámica, que marca que la utilización de energía implica inexorablemente su degradación. Muchos elementos básicos se dispersan en su uso: desde el fósforo utilizado en la fertilización, hasta los óxidos de zinc presentes en los neumáticos que se van esparciendo por las carreteras con el desgaste. Solo podrían ser reciclables si fuesen biodegradables y ese trabajo lo hiciesen los ecosistemas con tiempo y energía solar, y aun así este proceso no sería 100% eficiente. La falsedad del mito de la desmaterialización lo ejemplifica el aparato por antonomasia de la sociedad virtual, el ordenador, que tiene detrás altos requerimientos materiales y energéticos.

En realidad, estos dos mitos son hijos del mito de la ciencia y la tecnología, que reza que nuestro intelecto podrá superar cualquier obstáculo. Pero el sistema tecno-científico tiene límites. El primero es que ya se ha inventado lo que era “fácil” de inventar, los descubrimientos actuales requieren de inversiones temporales, materiales, energéticas, económicas y humanas cada vez mayores. Contra lo que podría parecer, el ritmo de innovaciones reales es cada vez menor. Un segundo problema es que la tecnología la podemos definir como conocimiento, materia y energía condensados, y los tres factores son limitados. Además, lo que se espera no es que haya un avance en genérico, sino que se descubra justo lo que haga falta en el momento preciso y que se pueda implantar de forma inmediata a nivel mundial. Esto está mucho más cerca del término “milagro” que de la palabra “descubrimiento”.

Necesitamos un Plan B al crecimiento


Por todo ello, necesitamos un Plan B para Europa que luche contra el desigual reparto de la riqueza, que busque una democracia real (incompatible con la UE) y que entienda que esto no se puede conseguir con más crecimiento, sino con un nuevo modelo socioeconómico que no necesite crecer.

Afortunadamente, aunque en menor medida, esto también estuvo presente en las jornadas del Plan B. Así, escuchamos a personas como Marga Mediavilla, Florent Marcellesi, Yayo Herrero o incluso Amaral abogar por un Plan B para las personas y para el entorno, entendiendo que no son elementos desligados. Un Plan B al crecimiento.




martes, 16 de febrero de 2016

Unirse para derrotar el modelo neoliberal en el campo


Foto: Pedro Peretti, miembro de la Agrupación Grito de Alcorta – FAA

Los diversos referentes rurales de base coinciden en que el kirchnerismo fomentó la concentración del agro.

A dos meses de iniciado el gobierno de Cambiemos diversas organizaciones rurales de base alertan sobre la profundización del modelo del ‘agronegocios’ a expensas de la agricultura familiar, campesina e indígena. Aunque durante los gobiernos kirchneristas la política del sector apuntaló el avance de un modelo agrícola de gran escala y concentrado, ciertos sectores entendían que había dentro del Estado espacios para disputar bajo otras formas de producción de alimentos. Las medidas tomadas por el presidente Mauricio Macri ya no dejan margen a las propuestas del campo popular. Pedro Peretti, miembro de la Agrupación Grito de Alcorta –desprendimiento de Federación Agraria-, Diego Montón del Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI) y Fernando Frank de los ‘Campesinos del Valle de Conlara’ analizan lo que dejó el kirchnerismo en materia agropecuaria, junto a las rupturas y continuidades que presenta en el nuevo escenario político. Como síntesis del panorama que se avecina, Peretti sugiere: “Todos los que queremos derrotar al neoliberalismo en el campo, debemos estar en la misma vereda”.

Balance K


Pedro Peretti es un histórico dirigente federado de Máximo Paz (Santa Fe). Desde hace varios años que mantiene una línea disidente con las últimas dirigencias de la FAA ya que entiende que sus posturas, aliadas a Sociedad Rural y Confederaciones Rurales Argentinas, se han olvidado de defender las banderas tradicionales de la entidad, por ejemplo la agricultura con agricultores, “con rostro humano”. Sobre los doce años de gobiernos kirchneristas, Peretti reconoce “grandes logros, en materia derechos humanos, ciencia, derechos laborales”. Pero no duda en plantear que “el lugar donde menos transformaciones positivas existieron fue en el agro”.

El principal error, dice, fue “no identificar al sujeto agrario, cosa que sí hizo el peronismo del 45/55, apuntando sus políticas a los arrendatarios y los peones”. Respecto a estos temas, Peretti profundiza sus análisis y propuestas en el libro ‘La chacra mixta y otras yerbas’ (Perspectiva Bicentenario, 2014).

En un contexto de alza del precio de los commodities, con la soja a la cabeza, en los últimos quince años se duplicó la superficie sembrada con esa oleaginosa, al pasar de casi diez millones de hectáreas a inicios del período a unos veinte millones de hectáreas en la actualidad. Ante ese avance de un nuevo modelo de producción contrapuesto al de la chacra mixta y las producciones diversificadas, la política pública era la herramienta para regular este sistema que tiende a la concentración, a eliminar puestos de trabajo directo, y a limar el arraigo rural.

Peretti entiende que la clave para empezar a cambiar este avance sobre los chacareros pasaba por diferenciar en tamaño y producción a los diversos actores del sector. “No quieren hacer creer que un Estado que administra miles de cuentas previsionales diferenciadas no puede medir y catalogar por tamaño y volumen a unos cientos de miles de productores, aproximadamente unos 60 mil sojeros o 29 mil trigueros, que por otra parte ya lo hace AFIP”.

Los Campesinos del Valle de Conlara son una organización de base de la provincia de San Luis, autónoma de los partidos políticos. Desde ese colectivo, Fernando Frank agrega que el Plan Estratégico Agroalimentario lanzado por el kirchnerismo “fue también un desastre”. Ese trabajo realizado por el anterior gobierno nacional, con apoyo de las gobernaciones provinciales y 43 universidades, fijó metas productivas para el sector hacia 2020. Por ejemplo, apunta a aumentar la superficie sembrada con granos destinados a la exportación de 33 a 42 millones de hectáreas. Para el integrante de los ‘Campesinos del Valle’ durante el proceso de redacción “se manoseó mucho la participación y terminó siendo sólo un elogio de los agronegocios, un revivir de la Argentina agroexportadora más clásica y retrógrada”.

Diego Montón, forma parte de la Unión de Trabajadores Rurales Sin Tierra (Mendoza) y es dirigente del Movimiento Nacional Campesino Indígena-Vía Campesina, que nuclea a unas 25 mil familias en doce provincias. Desde esa organización se plegaron al gobierno nacional durante la etapa de Cristina Fernández, ocupando cargos en la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF). Montón coincide en que el kirchnerismo “fue una gestión durante la cual el agronegocio fue la principal propuesta agraria en sintonía con la ofensiva del capital financiero a nivel global”. No obstante, destaca que “fue posible avanzar en términos de organización y de desarrollo de políticas públicas acorde a demandas históricas del sector”.

Para Peretti la creación de la SAF y la sanción de la ley 27.118/2014 destinada a la agricultura familiar fue “un gran logro” del kirchnerismo. Sin embargo “una interna increíble dentro de ese espacio le sacó el financiamiento”, que iba a ser de un piso de 1.500 millones de pesos. Es decir, las metas apuntadas a fortaleceR aspectos productivos y cuestiones de fondo que planteaba la norma como el freno a los desalojos rurales quedaron sólo en el papel. Frank también comparte que la política kirchnerista de institucionalizar la agricultura familiar fue un paso importante, que permitió “avanzar en la discusión del desarrollo rural, saliendo de las políticas focalizadas de alivio de la pobreza típicas del FMI”.

Estas acciones del Ejecutivo anterior –sostiene Montón– permitieron “avanzar en programas para el acceso al agua, apoyo a ferias locales y mercados, radios comunitarias campesinas, reformas en el Código alimentario y Senasa en términos de exigencias diferenciadas, y el sello de la agricultura familiar”.

Dentro de la avanzada del ‘agronegocios’ hubo varias concesiones clave otorgadas por el proceso político precedente. Frank enumera algunos puntos. Un ejemplo, la Ley de Bosques (2007) impulsada por el kirchnerismo “no frenó los desmontes”. Pese a ser una norma de avanzada, la falta de impulso y financiamiento permitió que Argentina perdiera más de tres millones de hectáreas de monte nativo en una década. En un caso similar, “la ley anti extranjerización de la tierra no frenó la concentración”. No obstante no existen datos serios surgidos desde el Estado acerca de la propiedad y uso de la tierra rural en el país. “No se hizo ningún censo rural serio en doce años. No sabemos cuántas unidades productivas se perdieron y eso es imperdonable”, denuncia Frank. Por último, el miembro de los ‘Campesinos del Valle’ agrega que “se aprobaron muchos eventos transgénicos” durante el kirchnerismo, un total de 27, contra siete avaladas en los gobierno previos. En paralelo, “no vieron el problema de los agrotóxicos en su tremenda dimensión: multiplicaron 1279 por ciento el consumo de herbicidas entre 1991 y 2011, según datos del INTA.Y sostienen al glifosato, el 2,4-D y la atrazina mientras muchos países avanzan en las restricciones”.

Al grande, todo y más


Con ese escenario como base, Mauricio Macri asumió la presidencia de la Nación decidido a profundizar la agricultura de gran escala. El primer gran gesto para los sectores hegemónicos del agro fue el nombramiento de Ricardo Buryaile como ministro de la cartera del sector, ahora rebautizada como de ‘Agroindustria’. Pocos días después de su asunción, el ex dirigente de Confederaciones Rurales Argentinas acompañó al presidente en el anuncio de la quita total de retenciones a las exportaciones de trigo, girasol y maíz. Además bajaron un cinco por ciento las retenciones a la soja, quedando en un treinta por ciento, y con el objetivo de una baja gradual para alcanzar el cero por ciento en 2022.

Ante estos primeros movimientos, Peretti afirma que habrá “un problema central a mediano y largo plazo: una tremenda concentración vertical de las empresas, el nuevo gran demonio que acecha a la agricultura familiar”. “Se tiende a reemplazar productores de carne y hueso, por grandes empresas que van desde lo primario hasta la venta. Se va hacia un modelo de mega-empresas verticales. A eso apuntan todas las mediada del macrismo”, analiza el referente del ‘Grito de Alcorta’.

Fernando Frank apunta a que el domino de la agricultura industrial “va a profundizarse”. “La quita de retenciones se va a notar en los territorios con más desmontes, más soja y maíz”, puntea. Montón profundiza: “la quita de retenciones y devaluación son formas de trasladar grandes porcentajes de la renta nacional a los sectores concentrados a costa de disminuir el ingreso de los sectores populares, las pequeñas y medianas empresas, y los comerciantes”. Con una mirada federal, desde el MNCI observan que “mientras Macri miente diciendo que defiende las economías regionales, en Rio Negro los pequeños productores están tirando su producción, y los trabajadores comen poca fruta por lo cara que la venden los supermercados”. Los ejemplos se replican con “los pequeños vitivinicultores que están en quiebra, mientras el vino se vende carísimo; al igual que ocurre con los yerbateros, los tabacaleros, los horticultores, los productores de chivos, corderos y bovinos, a los que se les paga poco y sus productos se venden carísimos”.

En tanto se da luz verde al gran empresariado agrario, “la Secretaria de Agricultura Familiar está siendo desmantelada”, denuncian Montón y Frank. “Aún no se ha anunciado ni una sola medida que tenga que ver con las demandas y necesidades de los campesinos, indígenas y agricultores familiares”, compara el dirigente del MNCI. Y no deja de lado “el descontrol de las fuerzas policiales y militares, y los mensajes represivos del Ejecutivo” que tienden a gestar “un escenario muy peligroso campo adentro, donde los empresarios inescrupulosos pretenden avanzar sobre los derechos campesinos”.

Unirse y hacer fuerza


En este contexto los movimientos dentro del campo de las organizaciones populares se agudizan en pos de resistir la avanzada del agronegocios y sus impacto ambientales, alimentarios, y socio-culturales. Diversos espacios que supieron distanciarse durante el gobierno kirchnerista, encuentran hoy nuevas lecturas acerca de cómo defender la agricultura campesina, indígena y familiar.

“La soberanía alimentaria y la reforma agraria tienen más vigencia que nunca”, plantea Montón.

“Hubo muchas señales de acercamientos durante todo el año pasado, y me parece que ha sido muy impactante estos primeros meses de Macri. Ante eso las uniones y prácticas concretas se van a ir viendo pronto, pero todavía no están tan claras”, dice Frank.

Peretti pide mirar el pasado reciente, donde entiende “se regaló la burguesía agropecuaria a la derecha”. “Hay que tener una crítica, mirar ancho, lejos y profundo. Le hizo mucho daño al debate político, ciertos espacios que se dedicaron a adjetivar a todo el sector como ‘gauchocracia’ y eso fue un regalo a la derecha”. Ahora, “el triunfo de Macri nos pone a todos en la misma trinchera; todos los que tienen ganas de derrotar al modelo neoliberal en el campo, chacareros, campesinos, peones, agricultores, productores tenemos que estar juntos porque enfrente tenemos cuentas publicitarias millonarias para invisibilizarnos”.

“Nos hemos ido articulando, muchas organizaciones, de diversas expresiones, campesinas, indígenas, de pescadores y agricultores familiares, y ahora estamos reflexionando sobre cómo vamos a reordenar estas articulaciones en función del nuevo escenario”, plantea Montón. “Hay diversidad, pero hay mucha fuerza organizada”, valora el dirigente de la Vía Campesina, que no duda en que “la soberanía alimentaria y la reforma agraria tienen más vigencia que nunca, pues son respuestas apropiadas a las consecuencias de la crisis sistémica: alimentaria, climática y financiera”. “Los pueblos saldremos de la mano de la economía popular, pues no será posible la justicia de la mano del capital financiero y las transnacionales.”

PUBLICADO POR LEONARDO ROSSI ⋅ FEBRERO 15, 2016

ENCUENTRO DE PUEBLOS ORIGINARIOS DE ARGENTINA - 2016



ENCUENTRO DE PUEBLOS ORIGINARIOS DE ARGENTINA:

En el encuentro de pueblos originarios se debatirá la transformación de la Ley Nº 23.302, Ley sobre Política Indígena y apoyo a las Comunidades Aborígenes, en esa ley se discute todo lo referido a la Comunidades Indígenas, la creación del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, la Adjudicación de Tierras, Planes de Educación, Salud y Vivienda. Sancionada en Setiembre 30 de 1985. En el encuentro se debatirá también la posibilidad de que sea un hermano originario el presidente del INAI.

Estuvimos en Burzaco y vimos que los colectivos que van al encuentro de pueblos originarios son 510 ramal 2 (25 mayo y las rosas) y el 266 ramal 4 cuesta aproximadamente 4 pesos el pasaje y tardas de la estación de Burzaco hasta la calle 25 de mayo una media hora, venir en tren desde Constitución a Burzaco cuesta un peso con ochenta centavos, y tardas 45 minutos.

Se recomienda venir de día, los hermanos que necesitan alojamiento ya están disponibles desde el lunes 15 de febrero los espacios para pernotar en la casa quinta.

Recordamos que el encuentro de pueblos originarios es para los dirigentes indígenas que requieran solucionar sus conflictos en su territorio y para los que quisieran sumarse a la lucha por los derechos de los pueblos, también esta abierto para todos aquellos que le interese la temática y quieran participar, no es un encuentro folclórico ni de espectáculo, es un espacio de lucha y de discusión. Este encuentro se realizara el 17-18 y 19 de febrero del 2016,(empezamos aproximadamente a las 10 hs. hasta las 20 hs., se puede extender), en Burzaco, municipio de Almirante Brown-provincia de Buenos Aires un encuentro de pueblos originarios de Argentina, coordinado en la organización por QOPIWINI un espacio conformado por los pueblos originarios Qom, Pilaga, Wichi y Nivacle de Formosa.

¿Cómo se llega al encuentro de pueblos originarios de Argentina? 

Esa es la gran pregunta, por eso acá te aclaramos tus dudas. Tomas el tren en Constitución, (te tomas un siesta de 40 min.), te bajas en Burzaco, allí tomas el colectivo 266 ramal 4 ,(el que va a Burzaco), Te bajas en 25 de Mayo al 900 y caminas hasta el 1800, allí a mano izquierda tenes la calle Paiva, haces una cuadra y te encontras con la esquina de la calle Juan A. Casacuberta(allí esta permitido sacar la lengua después de tan largo viaje).

Es una casa quinta, llevar abrigo, bolsa de dormir, alimentos para compartir y mate.

En el encuentro de pueblos originarios se debatirá la transformación de la Ley Nº 23.302, Ley sobre Política Indígena y apoyo a las Comunidades Aborígenes, en esa ley se discute todo lo referido a la Comunidades Indígenas, la creación del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, la Adjudicación de Tierras, Planes de Educación, Salud y Vivienda. Sancionada en Setiembre 30 de 1985. En el encuentro se debatirá también la posibilidad de que sea un hermano originario el presidente del INAI.

La invitación es abierta a todos los hermanos originarios o no que quieran participar, están viendo la posibilidad de dar alojamiento a quienes lo requieran, una vez llegados al predio del encuentro aclarar esta necesidad.

viernes, 12 de febrero de 2016

MANIFIESTO: Por un municipio energéticamente sostenible.



El modelo energético actual causa graves problemas, que se manifiestan tanto a escala global como a nivel local. A los conocidos problemas medioambientales, como el calentamiento global o la contaminación atmosférica, se unen problemas sociales y económicos cada vez más acuciantes, como son el preocupante incremento de la población que carece de un acceso adecuado a la energía, o la falta de transparencia e información de los mercados energéticos.

Los precios de la energía se incrementan debido al agotamiento progresivo de los combustibles fósiles lo que, unido a la altísima dependencia energética del estado español (alrededor de un 85% de la energía que consumimos procede de otros países) y al hecho de que la energía constituye un elemento transversal a la economía y al desarrollo social, hacen necesaria una transformación urgente del modelo energético que debe abordarse a todos los niveles.

El sistema energético debe transitar desde un modelo basado en el consumo desmesurado de recursos, basado en los combustibles fósiles y la energía nuclear, hacia otro modelo basado en el ahorro, la eficiencia y las energías renovables. Por suerte, la evolución de estas últimas en los últimos años ha sido fulgurante, los que nos permite afrontar el cambio de modelo energético a precios inferiores a los que pagamos en la actualidad.

Las administraciones municipales no deben ni pueden permanecer ajenas a este cambio. Son las administraciones públicas más cercanas a la ciudadanía, y por ello son las primeras que deben jugar un papel ejemplarizante e informativo. Por otro lado, todas las administraciones públicas, en particular las municipales, son gestoras de un enorme patrimonio y tienen unos costes crecientes en materia de energía. Costes, en muchas ocasiones, que adolecen de una gestión adecuada. Existe un gran potencial de generar ahorros importantes, que pueden destinarse a usos más adecuados.

Las administraciones locales deben utilizar los recursos a su disposición para garantizar, dentro del marco de sus competencias, una transición ordenada hacia un modelo social, medioambiental y económico sostenible, en el que la energía, el urbanismo, la educación, el empleo y la protección social, deben jugar un papel destacado.

Por todo ello, los firmantes de este Manifiesto adquirimos los siguientes COMPROMISOS para los próximos cuatro años:

I. Compromisos de planificación estratégica:

Un Plan de Acción Municipal (PAM), que tendrá como ejes vertebradores la sostenibilidad social, ambiental y el nuevo modelo energético, para que impregne toda la organización municipal y todas las políticas locales. El Plan estará orientado a reducir a cero las emisiones de gases de efecto invernadero para 2050, gracias a la eficiencia energética, el uso de energías renovables y un urbanismo centrado en la accesibilidad y de baja intensidad energética.

Elaborar, a corto plazo, un Plan de Acción de Energía Sostenible (PAES): diagnosis energética, establecimiento de indicadores y priorización de acciones de nula o baja inversión con mayor potencial de ahorro energético. El PAES incluirá todos los sectores del municipio, no sólo la administración local: entorno urbano, movilidad, instalaciones municipales, sectores doméstico, comercial, industrial y primario

II. Compromisos de acciones a desarrollar:

1.  Desarrollar campañas de sensibilización, formación y fomento de la cultura energética en todos los ámbitos de la ciudad (ciudadanía, comercio, industria, primario) mediante actos públicos, talleres, jornadas, cursos y congresos.


2.  Contratar la energía eléctrica municipal con garantía de origen 100% renovable.


3.  Establecer un equipo de trabajo transversal para la elaboración, ejecución y seguimiento de los planes estratégicos (PAES y PAM).

4.  Facilitar la obtención de forma regular de los datos energéticos y económicos necesarios para su gestión: indicadores de eficiencia y eficacia, transformación de coste en inversión, cálculos de amortización…

5.  Diseñar e implantar acciones de eficiencia energética en las instalaciones municipales priorizando cambios de hábitos para eliminar los derroches en el consumo. Los ahorros conseguidos por el cambio de hábitos se invertirán, en parte o en su totalidad, en nuevas medidas de eficiencia energética, priorizando acciones que generen grandes ahorros a corto plazo. Ejemplo: monitorización de equipamientos municipales (electricidad, agua y combustibles).

6.  Implantar programas de eficiencia energética en los centros educativos, como el proyecto 50/50, probada herramienta de ahorro y educación ambiental, consistente en devolver el 50% de los ahorros a la escuela, mediante subvención directa y reinvertir la otra mitad en nuevas medidas de ahorro, eficiencia y renovables en el mismo centro educativo, con la participación en la decisión de la corporación municipal.

7.  Aplicar medidas de lucha contra la pobreza energética: talleres de formación en eficiencia energética y facturas a trabajadores sociales y familias, difusión y tramitación del bono social, pequeñas inversiones en mejoras de aislamientos e instalaciones…

8.  Diseñar y ejecutar todas las construcciones u obras municipales nuevas con criterios de consumo de energía casi nulo (eficiencia energética, inteligencia y uso de energías renovables).

9.  Implementar acciones de movilidad sostenible: fomento de transporte público, uso de vehículos sostenibles (bicicletas, vehículos eléctricos o propulsados por hidrógeno…), peatonalización de las calles, sistemas de agregación de la demanda de movilidad (coche compartido, coche comunitario, transporte a demanda, …)

10.  Diseñar un plan para sustituir paulatinamente por vehículos eléctricos todo el parque móvil dedicado al transporte público y los vehículos municipales, abastecidos con electricidad de procedencia renovable (en fotolineras o similares). Salvo excepciones muy justificadas, no se adquirirán nuevos vehículos públicos propulsados por motores de combustión.

11. Establecer medidas fiscales de fomento de la eficiencia energética y las energías renovables: bonificaciones en ordenanzas fiscales para proyectos de autoconsumo, rehabilitación energética, construcción sostenible, vehículos eléctricos, sistemas de gestión y agregación de la demanda de transporte…

12. Revisar las ordenanzas municipales para eliminar las trabas administrativas innecesarias que pudieran dificultar la instalación y posterior operación de sistemas de auto-abastecimiento energético a partir de energías renovables.