martes, 27 de octubre de 2015

Juicio a Comuneros Mapuche que se defendieron del Fracking



Informe sobre el inicio del juicio a Relmú Ñanco, Martín Maliqueo y Mauricio Rain

Hoy comenzó el juicio a Relmú Ñanco, Martín Maliqueo y Mauricio Rain en Zapala, Neuquen (1450 kms de buenos aires) Aquí estamos con hermanos y hermanas venidas de distintas partes de la provincia y del país.

A las 6 de la mañana comenzó con una ceremonia en la plaza del pueblo, donde oficiaron las Pillancushe (Mujeres sabias) y lonkos de la zona centro del Neuquen. Luego comenzó el juicio a las 10. 30 de la mañana.

Es necesario remarcar que este es un Juicio histórico, pues por primera vez en la historia del país, se acusa públicamente a una mujer mapuche y ademas se nombro un Jurado Intercultural.

El Juez leyó el reglamento y luego dio la palabra a la Fiscal acusadora, Dra Taboada. Dijo que solo quería hablar del hecho en si, de la agresión a la oficial de justicia, y no iban a hablar de los derechos ni de territorios. Acusó a Relmu de tirar una piedra a la oficial de justicia que según ella había ido con dos policías a notificar la decisión del juez de entrar con la maquinas de la corporación Apache.

Una versión muy diferente dio el abogado de los acusados de la comunidad de Winkul Newen, Dr. Darío Kosovsky, quien dijo que nunca se quiso matar a la acusadora, señora Pelayes. Admitió que la comunidad tiró piedra a los autos y calificó de absurda la acusación de "Intento de asesinato". Ademas pretender hablar solo del hecho y no de los hechos de abusos e intimidación y agresiones que sufre la comunidad. Dio una exposición sobre la represión, intimidación por años en contra de la comunidad y la familia Mariqueo, Ñanco.

El Juez mostró la hilacha al interrumpir al abogado para dar la palabra a la Fiscal quien cuestionaba sin muchos argumentos que el abogado faltaba a la verdad. Ademas dijo que el Juez que él era solo el "Juez Técnico" , pero quedó demostrado que el Poder Judicial está con las corporaciones al permitir que la Fiscal interrumpa al abogado.

Martín Maliqueo cuestionó la designación de los Jurados, pues si bien se hizo por sorteo a los jurados entre 30 personas con apellidos mapuche, en la practica ellos se arrogaron la decisión de quienes debían ser los Jurados, y no se respetó el derecho a la consulta a las organizaciones y comunidades para designar a los Jurados.

En estos momentos, por la tarde están declarando testigos a favor de la parte acusadora. El próximo viernes comenzará la exposición de los acusados comenzando con Martín Maliqueo, y la semana que viene lo hará Relmu y Mauricio.

Han llegado a Zapala como 150 personas pertenecientes a diferentes organizaciones solidaridad. La semana que viene también testimoniarán abogados como la Dra. Silvina Ramirez en favor de Relmu y también la antropóloga Diana Lenton.

Seguiremos informando. Mari Chiweu ! ! !

Nilo Cayuqueo 

lunes, 19 de octubre de 2015

DECLARACIÓN DEL XIII FORO REGIONAL CONTRA EL FRACKING


En Paysandú, Uruguay, a los 17 días del mes de octubre de 2015, las organizaciones firmantes declaran:

1.
Por ser inconstitucional y por las consecuencias negativas al medio ambiente, a la salud, el agua y la vida, no se admite negociación posible: RECHAZAMOS DE PLANO EL “FRACKING”.

2. Nos solidarizamos con la comunidad mapuche Winkul Newen de la Provincia de Neuquén (Argentina) criminalizados en su lucha contra la explotación petrolera y con las comunidades QOPIWINI que esperan desde hace mucho tiempo una audiencia con la Presidenta Argentina.

3. Trabajaremos para la creación de la figura del delito ambiental y territorial imprescriptible en la normativa vigente, respetando el art. 47 de la Constitución Uruguaya y el art. 41 de la Constitución Argentina.

4. No compartimos que en Uruguay la Presidencia de la República se arrogue el derecho de controlar el medio ambiente y que se le saque autonomía a los Decretos Departamentales.

5. Revertir la contaminación del agua, pero no atacando las CONSECUENCIAS sino las CAUSAS. Denunciamos que cuando existe negligencia por parte de entes como ANCAP y OSE, como en el caso del reciente derrame de gasoil en el Río Uruguay, queda demostrada la INCAPACIDAD de control alguno, más aún con la aplicación de técnicas experimentales y complejas como la fractura hidráulica (FRACKING).

6. Nos preguntamos: ¿invertir en energía e infraestructura? ¿Para QUÉ y para beneficio de QUIÉNES? Lo que se oculta es que existe un acuerdo gubernamental a nivel sudamericano (Iniciativa IIRSA) para facilitar el extractivismo y el saqueo de nuestros bienes comunes, mal llamados recursos naturales, en beneficio de las multinacionales.

7. Rechazamos el método de compra de voluntades de comunidades locales a través de mecanismos como la RSE (Responsabilidad Social Empresaria) que las empresas utilizan para manipular a la opinión pública.

8. Apoyamos un modelo de desarrollo basado en la producción y consumo de alimentos e industrias derivadas, en equilibrio con la naturaleza, a partir de la producción familiar y comunitaria, y en defensa de la semilla criolla y nativa. En contraposición a los monocultivos de gran escala y los transgénicos con sus paquetes tecnológicos y patentado de semillas, que todo lo mercantilizan y maquinizan, contaminando con agrotóxicos y destruyendo la diversidad. Por todo lo anterior le decimos NO A LOS TRANSGÉNICOS.

Corriente Estudiantil del Pueblo (Montevideo), Coordinadora de Trabajadores de Paysandú, Asamblea Permanente del Comahue por el Agua, Uruguay Libre, Tacuarembó por la Vida y el Agua, Comisión Nacional de Defensa del Agua y la Vida, Voces del Sur (Montevideo), Campana Verde, Asamblea del Callejón de Montevideo, AFFUR (Asoc. de Funcionarios de la Udelar), Red del Acuífero Guaraní de AFUR, Comisión CELTA Feu (Federación de Estudiantes de la Udelar), Asamblea Ciudadana Concordia, Asamblea Popular Ambiental Colón – Ruta 135, Uruguay Social, Vecinos de Guichón por los Bienes Naturales, vecinos de Salto, Asamblea del Callejón (Maldonado), ATA Rocha.

lunes, 12 de octubre de 2015

DECLARACION DE LA CONFERENCIA MUNDIAL DE LOS PUEBLOS SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO Y DEFENSA DE LA VIDA



Los pueblos del mundo reunidos en Tiquipaya, Bolivia del 10 al 12 de octubre de 2015, hemos trabajado en una propuesta consensuada para ser presentada a la comunidad internacional y a los gobiernos del mundo para preservar la vida y contra el cambio climático; como una respuesta urgente a un fallido sistema capitalista y modelo civilizatorio que son la causa estructural de la crisis climática en el mundo.

Esta declaración reúne nuestro pensamiento y sentimiento, y es nuestra propuesta para las negociaciones internacionales de las Conferencias de Partes de Naciones Unidas sobre cambio climático, medio ambiente, desarrollo sostenible y otros escenarios relevantes, así como para la agenda permanente de los pueblos para la defensa de la vida.

La transición hacia el modelo de civilización del Vivir Bien

El mundo está siendo azotado por una múltiple crisis global que se manifiesta en una crisis climática, financiera, alimentaria, energética, institucional, cultural, ética y espiritual y en un estado de guerra permanente. Esto nos señala que estamos viviendo una crisis integral del capitalismo y de un modelo de sociedad. Para sobrevivir, la humanidad tiene que liberarse del capitalismo porque conduce a la humanidad hacia un horizonte de destrucción que sentencia a muerte a la naturaleza y a la vida misma.

El modelo civilizatorio occidental articulado al sistema mundial capitalista ha sido expandido por las potencias imperiales y los países del Norte con crímenes de lesa humanidad, saqueos y sometimiento de nuestros pueblos; las guerras han sido el instrumento de sometimiento y dominación que ha utilizado el imperialismo para imponer su voluntad política y económica. Las guerras también han sido empleadas por las corporaciones transnacionales para arrebatarles el mar a los pueblos atentando contra su derecho al mar.

El colonialismo de las potencias del Norte ha ejercido opresión y dominación sobre la humanidad, haciendo que los pueblos pierdan su identidad y reproduzcan modelos ajenos, donde la naturaleza y el mismo ser humano son un capital a ser explotado. El orden colonial ha pretendido imponer una homogeneización económica, social, cultural y política a todos los países del Sur. Actualmente las potencias imperiales siguen violando de forma permanente la soberanía de los Estados, usando bombardeos, invasiones, guerras internas, espionaje y desestabilización de gobiernos democráticos para someter a los gobiernos y pueblos del mundo.

No es solamente el modelo armamentista y de la guerra el que destruye la vida en el planeta, también son los modelos económicos y la arquitectura financiera internacional los que estrangulan las economías de los países que intentan ser soberanos y dignos. Por esto, la reestructuración de la gobernanza de las instituciones financieras multilaterales debe ser un proceso transparente, consultivo e incluyente que permita llevar adelante un proceso de reforma del sistema financiero y monetario internacional.

Tenemos que poner en marcha un nuevo modelo civilizatorio que valore la cultura de la vida y la cultura de la paz, que es el Vivir Bien. El mundo precisa transitar hacia la visión holística del Vivir Bien, profundizando la complementariedad entre los derechos de los pueblos y los derechos de la Madre Tierra, que implica construir una relación de equilibrio entre los seres humanos con la naturaleza para restablecer la armonía con la Madre Tierra. El Vivir Bien en armonía con la Madre Tierra es el nuevo modelo de civilización para preservar la comunidad de vida, donde la Madre Tierra es un ser vivo sagrado y no un objeto para la explotación de los seres humanos.

Hoy, los pueblos del mundo nos sublevamos contra un sistema capitalista que promueve los negocios ambientales, la mercantilización y la privatización de las funciones ambientales de la naturaleza, que son y deben seguir siendo un bien común de los pueblos. Nos sublevamos contra el capitalismo que es la causa estructural del cambio climático y que pretende someter los ciclos vitales de la Madre Tierra a las reglas del mercado bajo el dominio de la tecnología capitalista. La ciencia, los conocimientos y la tecnología deben ser instrumentos que promuevan la paz, la no violencia, la armonía, la vida plena y el vivir bien; deben estar orientadas a erradicar el desequilibrio del ser humano consigo mismo y con la Madre Tierra.

La lucha de los pueblos en este siglo es la lucha por la defensa de los bienes comunes y el patrimonio común. En el capitalismo los bienes comunes se privatizan, son saqueados y explotados para el beneficio de unas pocas personas, empresas y transnacionales. La armonía global de la Madre Tierra constituye la base de nuestro patrimonio común y el espacio atmosférico se ha convertido en el patrimonio común más importante de la sociedad actual.

La colonización atmosférica con la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera, producto de la excesiva e irracional industrialización de los países desarrollados, ha quebrado el equilibrio en la Madre Tierra. Si la temperatura se incrementa más allá de los 1,5 grados centígrados estaremos viviendo una catástrofe planetaria. Ante la impunidad de los delitos de los países contra la Madre Tierra, es una necesidad inmediata contar con un sistema jurídico internacional que castigue a los países que no cumplen con sus compromisos internacionales de proteger la integridad de la Madre Tierra.

El capitalismo ha contraído múltiples deudas con la humanidad y con la Madre Tierra, como ser la deuda climática, deuda social y deuda ecológica. Los países capitalistas y desarrollados han profundizado la brecha entre ricos y pobres que existen en el mundo, han impulsado la expropiación y la usurpación de recursos naturales de los pueblos y países del Sur, han acumulado la riqueza, en detrimento del bienestar de nuestros pueblos, deteriorando su riqueza espiritual y moral.

En el mundo se está perdiendo la vida en comunidad y la vida en familia. Pocos pueblos son los que practican la solidaridad y la complementariedad entre las personas y de ellas con la naturaleza. Las religiones y espiritualidades del mundo son el resguardo moral de la sociedad en la construcción de una cultura de paz y cultura de vida, de diálogo a la solución de la crisis climática y a la crisis social que destruye la vida y nuestros valores comunitarios, y crea desequilibrios y conflictos en las sociedades, empobreciendo a las personas, sobre todo a las más vulnerables, niñas, niños, adolescentes, y víctimas de las guerras, de la trata y tráfico y de la discriminación.

Por culpa del capitalismo no sólo la Madre Tierra está enferma sino también la humanidad. La humanidad no debe vivir sin valores y sin principios éticos. La humanidad no puede vivir soportando la imposición de un solo modelo económico, político, social y cultural. La humanidad no debe vivir separada en clases, dividida por élites políticas y bajo religiones y creencias impuestas a la fuerza, bajo visiones que separan a los seres humanos de la naturaleza y rompen el equilibrio entre los seres vivos. Tenemos que sanar a la humanidad para salvar a la Madre Tierra.

En un escenario donde nuestra Madre Tierra se encuentra más herida y el futuro de la humanidad se ve en mayor peligro, los pueblos del mundo debemos seguir dialogando y defendiendo la vida.

Evaluación de la Primera Conferencia de los Pueblos sobre Cambio Climático y Derechos de la Madre Tierra

Cinco años después, desde Tiquipaya 2010, los pueblos del mundo nos reencontramos en el mismo lugar y con el mismo espíritu revolucionario para revisar nuestros logros y avances, para nuevamente elevar nuestras voces al mundo con el afán de resolver las crisis múltiples que vivimos, especialmente la crisis climática.

Logros alcanzados de la agenda de Tiquipaya 2010


La fortaleza del G77+China ha sido la expresión más importante en nuestra historia, que ha logrado interpelar y desafiar el poder imperialista. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) es el resultado de muchos años de lucha de poderes entre el pueblo y los intereses económicos y políticos de las clases dominantes de los países desarrollados.

El reconocimiento mundial de la visión del Vivir Bien en armonía con la Madre Tierra en diferentes escenarios de Naciones Unidas. En la Conferencia de Desarrollo Sostenible de Rio+20 “El futuro que queremos” de 2012 se han reconocido los diferentes enfoques y visiones para alcanzar el desarrollo sostenible y los derechos de la naturaleza.
La declaración del 22 de Abril como el Día Internacional de la Madre Tierra por parte de la Asamblea General de Naciones Unidas.

El reconocimiento en la Plataforma de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES) del Vivir Bien en armonía con la Madre Tierra y del diálogo inter-científico entre ciencias occidentales y ciencias de los pueblos indígenas.

La aprobación de la Resolución 64/292 de 2010 de la Asamblea General de Naciones Unidas en la que explícitamente se reconoce el derecho humano al agua y saneamiento.
En la Convención de Diversidad Biológica se ha aprobado el reconocimiento del esfuerzo de las acciones colectivas, con enfoques no basados en el mercado, en el marco de la movilización de recursos financieros.

En la CMNUCC no se han aprobado nuevos mecanismos de mercado y se ha constituido un grupo de trabajo que trata sobre diversos enfoques, mecanismos y soluciones NO basados en el mercado, como fruto del pedido de los pueblos.

Se ha aprobado un Mecanismo Conjunto de Mitigación y Adaptación para el manejo integral y sustentable de los bosques, aprobado después de cinco años de negociaciones como enfoque alternativo al pago por resultados de REDD+.

Exigimos que la Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas sea plenamente reconocida, implementada e integrada en las negociaciones sobre cambio climático.

Considerando que las medidas de adaptación pueden ser insuficientes, en el Acuerdo de los Pueblos reconocimos la necesidad de contar con un mecanismo para el resarcimiento por daños y las pérdidas ocasionadas por eventos climáticos extremos. Esta demanda de los pueblos logró introducirse en las negociaciones internacionales y plasmarse en el Mecanismo Internacional de Daños y Pérdidas, aprobado en el 19º período de sesiones de la COP en la CMNUCC.

Se ha propuesto y se ha iniciado el diálogo dentro de la CMNUCC el “Índice de Justicia Climática” de distribución de las emisiones globales entre todos los países para no incrementar la temperatura más allá de los 1.5 grados centígrados.

En 2010, llamamos a la construcción de un Movimiento Mundial de los Pueblos por la Madre Tierra. A partir de Tiquipaya los pueblos han podido compartir visiones de mundo en un proceso democrático que se ve cada vez más fortalecido y confluido en una lucha conjunta en contra del capitalismo y los intereses corporativos que intentan plasmarse en las negociaciones sobre cambio climático.

Como movimientos de los pueblos del mundo hemos venido marcando nuestra presencia en los diferentes espacios de negociación oficiales y no oficiales haciendo visible las falsas soluciones que las grandes corporaciones y Estados han venido impulsando, siguiendo la agenda del Capitalismo.

Estados, movimientos sociales y otras organizaciones de la sociedad civil han abierto el debate y demandado la necesaria y profunda reforma de la Organización de Naciones Unidas.

Temas pendientes de la agenda de Tiquipaya 2010

También es importante hacer notar que existen desafíos pendientes que nos habíamos propuesto en 2010, estos deben ser reafirmados y alcanzados. Estos desafíos son los siguientes:

El reconocimiento de Derechos de la Madre Tierra a nivel internacional a partir de una Declaración Universal de Derechos de la Madre Tierra, a pesar de que a nivel nacional, algunos Estados ya han comenzado a reconocer estos derechos.

Que los países desarrollados se comprometan con metas cuantificadas de reducción de emisiones de manera ambiciosa, basado en sus responsabilidades diferenciadas.

Que los países desarrollados honren el artículo 4.7 de la CMNUCC sobre su deuda climática. Cumpliendo compromisos en términos de financiamiento y transferencia de tecnologías útiles, limpias y socialmente adecuadas, poniendo en marcha del Fondo Verde para el Clima y su capitalización de fuente pública a fin de atender las necesidades de nuestros Pueblos.

Que se efectivice la construcción de un Tribunal Internacional de Justicia Climática.

Que se cree un mecanismo multilateral y multidisciplinario para el control participativo, la gestión y la evaluación continua de la transferencia e intercambio de tecnologías para que la tecnología y el conocimiento sea universal y por ningún motivo sea objeto de propiedad privada y de utilización privativa.

ANEXO 


PRONUNCIAMIENTO DE LA MESA 4 CONTRA LAS EMPRESAS TRANSNACIONALES Tiquipaya, 11 de octubre de 2015 

Los pueblos reunidos en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y Defensa de la Vida en Tiquipaya del 10 al 12 de octubre de 2015, a través de la Mesa 4: “Carta Universal de Derechos de la Madre Tierra para resistir al capitalismo” nos expresamos respecto a la acción de empresas transnacionales y multinacionales, por lo que citamos los siguientes ejemplos: Repudiando la irresponsabilidad de las empresas multinacionales con respecto al caso de la hermana República de Argentina, en donde la empresa multinacional canadiense Barrick Gold derramó 1.000.000 de litros de cianuro en la Provincia de San Juan provocando un irreparable daño a la Madre Tierra y causando la muerte de los seres vivos que la habitan. 

Exigimos justicia por el desastre petrolero causado por Texaco, hoy parte de Chevron, en la amazonia de nuestra hermana República de Ecuador. 

Condenamos la contaminación ambiental por el derrame de mercurio generada por las empresas mineras Yanacocha en el departamento de Cajamarca en la hermana República del Perú.

TIQUIPAYA – BOLIVIA 
12 de octubre 2015